Déu Pare, dame Gracia y pone en mí el deseo de buscarte, para que al buscarte pueda encontrarte, para que al encontrarte pueda amarte, y para que al amarte pueda odiar con todas mis fuerzas, con toda mi alma y todo mi corazón, todos los pecados de los que me has salvado...
En el Nombre de Jesús, amén!



sábado, 5 de junio de 2010

De Cuáles Son los Errores del Catolicismo a la Hora de Definir qué Es la Justificación (2)

Segunda parte de la serie sobre los errores del catolicismo en relación a la justificación.

Aconsejo que se lea la primera parte de esta serie para entender un poco de qué se habla.

Ahora bien, recordemos qué dice el Catecismo de la iglesia católica en relación a la justificación.
Si alguno dice que sólo por la fe el impío es justificado; en tal sabiduría como lo dice, que no se requiere ninguna cooperación en la obtención de la Gracia de la Justificación y de que en ninguna forma es necesario que él esté preparado y dispuesto para moverse de acuerdo a su propia voluntad; sea anatema...
Concilio de Trento, Cánones sobre Justificación, Canon 9
Fijémonos en la parte inicial, es decir,
Si alguno dice que sólo por la fe el impío es justificado; en tal sabiduría como lo dice, que no se requiere ninguna cooperación en la obtención de la Gracia de la Justificación...
En la primera parte de esta serie vimos la contradicción de la idea misma del tener que obrar para obtener una Gracia puesto que una Gracia es un favor inmerecido.

Ahora bien, lo que el catecismo dice es que la justificación no viene solo por la fe, y que ésta no puede venir si el hombre no coopera, es decir, uno es justo por fe... y obras.

No obstante, veamos qué nos dice la Biblia en relación a la conexión entre fe y justificación,
Justificados por fe tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.
Romanos 5:1

Y ser hallado en El, no teniendo mi propia justicia, que se basa en la Ley, sino la que se adquiere por la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios y se basa en la fe.
Filipenses 3:9

Pues ¿Qué dice la Escritura? Y Abraham creyó á Dios, y le fue contado por justicia.
Romanos 4:3
En ningún lugar de la Biblia vemos que la justificación vaya acompañada de las obras, entonces, por qué el catolicismo une indivisiblemente una cosa y la otra?
Porque confunden la Santificación (Proceso que dura toda la vida y en el que es básico el obrar...) con la Justificación.

Según la Biblia, la justificación es la manifestación de Dios sobre el pecador en la que el Señor declara el pecador como Justo delante de él.

Esta declaración se realiza en atención a los méritos y las obras de Jesús, es decir, en la cruz se produce una transferencia de justícias, Jesús acepta voluntariamente recibir en él el castigo por el pecado que le corresponde a su pueblo mientras que a éste se le imputa la justicia -la vida sin pecado- de Jesús.

Esto hace posible que el creyente tenga acceso directo a Dios pues su alma ha sido purificada, es decir, por muy buenas obras que haga una persona, por mucho que procure alejarse del pecado, el susodicho tarde o temprano pecará.

El pecado barra el camino de cualquier hombre para tener comunión con Dios pues ninguna alma impura puede pasar no una eternidad, sino un solo instante en la presencia de Dios.

Cuántos pecados bastaron para que Adán y Eva fueran expulsados del Edén?

Uno, solo uno.

Por tanto, cuando los católicos intentan expiar sus pecados a base de penitencias, lo que hacen es demostrar que ni entienden qué es el pecado ni han leído el libro de Hebreos.

En efecto, en dicho libro se nos dice por un lado que la única forma de expiar el pecado es mediante el derramamiento de sangre,
22 Y según la Ley, casi todo es purificado con sangre; y sin derramamiento de sangre no hay remisión.
Pero, por qué es necesario el derramamiento de sangre?

Porque en la sangre está la vida...
4 Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis.
Génesis 9

11 porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas, pues la misma sangre es la que hace expiación por la persona.
Levítico 17

... y Dios ha declarado que el alma que pecare morirá, es decir, que quien peque será desprovisto de vida eterna, de comunión con Dios por toda la eternidad.

Pero decía que el libro de Hebreos es clave para entender el absurdo de la expiación de pecados a base de oraciones, penitencias y demás pues en dicho libro se nos revela que el sacrificio de Jesús fue no sólo el último mediante el cual se expían pecados, sino suficiente para redimir a su pueblo, su Iglesia.

Veámoslo,
12 ...entró (Jesús) una vez para siempre en el Lugar santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

25 Y no entró para ofrecerse muchas veces, como entra el Sumo sacerdote en el Lugar santísimo cada año con sangre ajena.

26 De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los tiempos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.

[...]

28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que lo esperan.

Hebreos 9

El siguiente capítulo, es aún más concluyente,
10 En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.

11 Ciertamente, todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados.

12 Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios
.
Y culmina diciendo,
14 Porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

15 El Espíritu Santo nos atestigua lo mismo, porque después de haber dicho:


16 «Este es el pacto que haré con ellos
después de aquellos días, dice el Señor:
Pondré mis leyes en sus corazones,
y en sus mentes las escribiré»,

17 añade:
«Y nunca más me acordaréde sus pecados y transgresiones»,

18 pues donde hay remisión de estos, no hay más ofrenda por el pecado.
Hebreos 10
El dogma católico barra al que cree en él el paso a vida eterna, por qué?

Porque la persona no cree que Jesús haya pagado por sus pecados y resucitado como manifestación de la aceptación de su sacrificio, pues los catequistas creen que dicho sacrificio no fue suficiente y que por tanto, ellos deben hacer esto y aquello para purificarse, es decir, no creen el Evangelio de la Buena Nueva.

Y si no hay fe en el sacrificio suficiente de Jesús, no hay imputación de la justicia del Señor, y si no hay imputación no hay purificación del alma, y si no hay purificación del alma no hay comunión con Dios por toda la eternidad.

De ahí que debamos advertir siempre a los católicos que están creyendo una doctrina que no da vida eterna.

El Evangelio es creer que Jesús, el Verbo de Dios hecho carne, ha hecho todo lo que es necesario para hacernos justos ante el Padre, por eso Pablo dice en Romanos,
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica
Exacto, Dios es el que justifica a los de la fe de Jesús porque la justificación viene por creer de todo corazón en el trabajo expiatorio de Jesús.

En resumen, nadie es más justo delante de Dios por hacer buenas obras o por alejarse en la medida de lo posible del pecado y sobretodo, nadie puede expiar un pecado mediante el sufrimiento y penitencia.

Continuaré esta serie en una próxima entrada, que esta me ha vuelto a salir larguita.

Mientras tanto dad gracias a Dios por todo en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo.



Actualización

Rebuscando información sobre la doctrina católica de la Justificación para seguir con esta serie, me he topado con un documento redactado conjuntamente por la iglesia luterana y la católica, en relación al tema que nos ocupa.

Transcribo los aspectos más interesantes del documento (Puesto que desdice al Concilio de Trento...) para deleite de grandes y pequeños:
3. La interpretación común de la justificación

14. Las iglesias luterana y católica romana han escuchado juntas la buena nueva proclamada en las Sagradas Escrituras. Esta escucha común, junto con las conversaciones teológicas mantenidas en estos últimos años, forjaron una interpretación de la justificación que ambas comparten. Dicha interpretación engloba un consenso sobre los planteamientos básicos que, aun cuando difieran, las explicaciones de las respectivas declaraciones no contradicen.

15. En la fe, juntos tenemos la convicción de que la justificación es obra del Dios trino.
El Padre envió a su Hijo al mundo para salvar a los pecadores. Fundamento y postulado de la justificación es la encarnación, muerte y resurrección de Cristo. Por lo tanto, la justificación significa que Cristo es justicia nuestra, en la cual compartimos mediante el Espíritu Santo, conforme con la voluntad del Padre.
Juntos confesamos: «Solo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo que renueva nuestros corazones, capacitándonos y llamándonos a buenas obras».
La primera vez que leí esto me dije, WOW!
Después me acordé de que siempre hay que leer la letra pequeña...

Sigamos.
16. Todos los seres humanos somos llamados por Dios a la salvación en Cristo. Solo a través de Él somos justificados cuando recibimos esta salvación en fe.
La fe es en sí don de Dios mediante el Espíritu Santo que opera en palabra y sacramento en la comunidad de creyente y que, a la vez, les conduce a la renovación de su vida que Dios habrá de consumar en la vida eterna.

17. También compartimos la convicción de que el mensaje de la justificación nos orienta sobre todo hacia el corazón del testimonio del Nuevo Testamento sobre la acción redentora de Dios en Cristo: Nos dice que en cuanto pecadores nuestra nueva vida obedece únicamente al perdón y la misericordia renovadora que de Dios imparte como un don y nosotros recibimos en la fe y nunca por mérito propio cualquiera que este sea.

18. Por consiguiente, la doctrina de la justificación que recoge y explica este mensaje es algo más que un elemento de la doctrina cristiana y establece un vínculo esencial entre todos los postulados de la fe que han de considerarse internamente relacionados entre sí. Constituye un criterio indispensable que sirve constantemente para orientar hacia Cristo el magisterio y la práctica de nuestras iglesias.
Cuando los luteranos resaltan el significado sin parangón de este criterio, no niegan la interrelación y el significado de todos los postulados de la fe.
Cuando los católicos se ven ligados por varios criterios, tampoco niegan la función peculiar del mensaje de la justificación.
Luteranos y católicos compartimos la meta de confesar a Cristo en quien debemos creer primordialmente por ser el solo mediador (1 Ti 2:5-6) a través de quien Dios se da a sí mismo en el Espíritu Santo y prodiga sus dones renovadores.
Altoaltoalto... Cristo solo mediador?

Mala notícia para los marianos...

4.1 La impotencia y el pecado humanos respecto a la justificación


19. Juntos confesamos que en lo que atañe a su salvación, el ser humano depende enteramente de la gracia redentora de Dios.
La libertad de la cual dispone respecto a las personas y las cosas de este mundo no es tal respecto a la salvación porque por ser pecador depende del juicio de Dios y es incapaz de volverse hacia él en busca de redención, de merecer su justificación ante Dios o de acceder a la salvación por sus propios medios.
Aquí tenía los ojos tan abiertos que un poco más y se me caen sobre el pc...

Sigamos.
La justificación es obra de la sola gracia de Dios.
Puesto que católicos y luteranos lo confesamos juntos, es válido decir que:

20.Cuando los católicos afirman que el ser humano «coopera", aceptando la acción justificadora de Dios, consideran que esa aceptación personal es en sí un fruto de la gracia y no una acción que dimana de la innata capacidad humana.

21.Según la enseñanza luterana, el ser humano es incapaz de contribuir a su salvación porque en cuanto pecador se opone activamente a Dios y a su acción redentora. Los luteranos no niegan que una persona pueda rechazar la obra de la gracia, pero aseveran que solo puede recibir la justificación pasivamente, lo que excluye toda posibilidad de contribuir a la propia justificación sin negar que el creyente participa plena y personalmente en su fe, que se realiza por la Palabra de Dios.

4.2 La justificación en cuanto perdón del pecado y fuente de justicia

22.Juntos confesamos que la gracia de Dios perdona el pecado del ser humano y, a la vez, lo libera del poder avasallador del pecado, confiriéndole el don de una nueva vida en Cristo.
Cuando los seres humanos comparten en Cristo por fe, Dios ya no les imputa sus pecados y mediante el Espíritu Santo les transmite un amor activo.
Estos dos elementos del obrar de la gracia de Dios no han de separarse porque los seres humanos están unidos por la fe en Cristo que personifica nuestra justificación (1 Co 1:30): perdón del pecado y presencia redentora de Dios.
Puesto que católicos y luteranos lo confesamos juntos, es válido decir que:

23. Cuando los luteranos ponen el énfasis en que la justicia de Cristo es justicia nuestra, por ello entienden insistir sobre todo en que la justicia ante Dios en Cristo le es garantida al pecador mediante la declaración de perdón y tan solo en la unión con Cristo su vida es renovada. Cuando subrayan que la gracia de Dios es amor redentor («el favor de Dios»)[12] no por ello niegan la renovación de la vida del cristiano. Más bien quieren decir que la justificación está exenta de la cooperación humana y no depende de los efectos renovadores de vida que surte la gracia en el ser humano.

24. Cuando los católicos hacen hincapié en la renovación de la persona desde dentro al aceptar la gracia impartida al creyente como un don, quieren insistir en que la gracia del perdón de Dios siempre conlleva un don de vida nueva que en el Espíritu Santo, se convierte en verdadero amor activo. Por lo tanto, no niegan que el don de la gracia de Dios en la justificación sea independiente de la cooperación humana

4.3 Justificación por fe y por gracia

25. Juntos confesamos que el pecador es justificado por la fe en la acción salvífica de Dios en Cristo.
Por obra del Espíritu Santo en el bautismo, se le concede el don de salvación que sienta las bases de la vida cristiana en su conjunto. Confían en la promesa de la gracia divina por la fe justificadora que es esperanza en Dios y amor por él. Dicha fe es activa en el amor y, entonces, el cristiano no puede ni debe quedarse sin obras, pero todo lo que en el ser humano antecede o sucede al libre don de la fe no es motivo de justificación ni la merece.

26.Según la interpretación luterana, el pecador es justificado sólo por la fe (sola fide). Por fe pone su plena confianza en el Creador y Redentor con quien vive en comunión. Dios mismo insufla esa fe, generando tal confianza en su palabra creativa. Porque la obra de Dios es una nueva creación, incide en todas las dimensiones del ser humano, conduciéndolo a una vida de amor y esperanza. En la doctrina de la «justificación por la sola fe» se hace una distinción, entre la justificación propiamente dicha y la renovación de la vida que forzosamente proviene de la justificación, sin la cual no existe la fe, pero ello no significa que se separen una y otra. Por consiguiente, se da el fundamento de la renovación de la vida que proviene del amor que Dios otorga al ser humano en la justificación. Justificación y renovación son una en Cristo quien está presente en la fe.

27. En la interpretación católica también se considera que la fe es fundamental en la justificación.
Porque sin fe no puede haber justificación.
El ser humano es justificado mediante el bautismo en cuanto oyente y creyente de la palabra. La justificación del pecador es perdón de los pecados y volverse justo por la gracia justificadora que nos hace hijos de Dios.
En la justificación, el justo recibe de Cristo la fe, la esperanza y el amor, que lo incorporan a la comunión con él. Esta nueva relación personal con Dios se funda totalmente en la gracia y depende constantemente de la obra salvífica y creativa de Dios misericordioso que es fiel a sí mismo para que se pueda confiar en él. De ahí que la gracia justificadora no sea nunca una posesión humana a la que se pueda apelar ante Dios.
La enseñanza católica pone el énfasis en la renovación de la vida por la gracia justificadora; esta renovación en la fe, la esperanza y el amor siempre depende de la gracia insondable de Dios y no contribuye en nada a la justificación de la cual se podría hacer alarde ante Él (Ro 3:27).
Pasmoso...

Ahora bien, la próxima vez que un seminarista católico enseñe la Justificación, tomará el material del Concilio de Trento o de esta declaración conjunta?

Mientras meditáis sobre ello, dad Gracias a Dios por todo en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo...

61 comentarios:

Anónimo dijo...

El catolicismo promueve la salvación por obras y eso no lo pueden discutir, la gente las hace (obras) y se sienten muy bien por ello, se sienten buenas por lo tanto salvas, es cuestión de tiempo aún pasando por el purgatorio, pero salvas al final.
Y cuando hacen buenas obras es muy raro que trabajen secretamente, de una u otra manera lo hacen saber, de modo que se hace inevitable la vanagloria
Es muy grave lo que hace la ICR dando un mensaje errado de lo que es la salvación, porque las personas mueren creyendo que lo que hacen es lo que quiere Dios
Por ejemplo, no he escuchado decir a un cura que los que practican la homosexualidad serán condenados, nunca promueven esta verdad Bíblica, algún católico podría explicarme por qué esa conducta tan benevolente?
Los homosex juran que son salvos por que hacen buenas obras y por ser excelentes seres humanos y tener sentimientos noble, de dónde han sacado esta creencia? Pues sólo del catolicismo,
Deberían explicar por qué tanta permisividad con el pecado.

:\

Longinos dijo...

Anónimo, mira lo que dice el Catecismo sobre las prácticas homosexuales. Son gravemente pecaminosas, y el pecado grave es el rechazo total de Dios, que nos aparta de la salvación. Cuando hablamos de obrar bien nos referimos también, por supuesto a evitar el mal. No sé si vives en España, pero aquí los católicos nos hemos quedado solos contra todos luchando contra las leyes pro-homosexualidad del Gobierno de Zapatero ("matrimonio" gay, promoción de la homosexualidad en las escuelas, tipificación del delito de "homofobia" aplicable a todo el que no esté de acuerdo con que la homosexualidad está bien). No me refiero a que los evangélicos no hayan luchado; el único que conozco es César Vidal -periodista e historiador- y también ha luchado mucho contra estas leyes.

Me ha asombrado que hagas esta acusación, porque precisamente todos los medios de comunicación "progres" como El País, Público, etc., acusan precisamente a la Iglesia Católica de homofobia, y muchas organizaciones del lobby gay han pedido que el Vaticano sea expulsado de la ONU por rechazar un ordenamiento que amenazaba con sanciones internacionales a los países que no aceptaran legislación prohomosexual promovida por Francia, como la regulación "matrimonial" de las parejas gays.

Las manifestaciones del día del orgullo gay están llenas de insultos contra el Papa, los obispos y los católicos, porque somos los que recordamos, una y otra vez, que si bien la tendencia homosexual es una carga para nada pecaminosa, sino que vivida con castidad puede hacer brillar la santidad, en cambio, las prácticas homosexuales son un pecado grave.

Un cordial saludo

Longinos dijo...

Renton, imagínate que, por tu magnanimidad con los lectores de tu blog, me regalas 100.000€ y yo los acepto -faltaría más, no voy a desairarte con la paciencia que muestras conmigo-.

¿Tú que crees, que es una gracia, o que me los merezco?

Si crees que me los merezco, te puedo dar mi número de cuenta...

;)

Renton dijo...

Emilio:
Renton, imagínate que, por tu magnanimidad con los lectores de tu blog, me regalas 100.000€ y yo los acepto -faltaría más, no voy a desairarte con la paciencia que muestras conmigo-.

¿Tú que crees, que es una gracia, o que me los merezco?


Ni una cosa ni otra.

Gracia sería que me odiaras, que fueras mi enemigo y que tuvieras que afrontar una deuda que en caso de no poder saldarla te vieras con tus huesos en la cárcel el resto de tu vida.

Gracia sería que yo pagara de mi bolsillo tu deuda, que te diera trabajo y te hiciera heredero de todo lo mío, ya sabes,

6 Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.

7 Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno.

8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.


Gracia es un favor inmerecido, lo cual no sería el caso que propones.

Dios te bendiga!

:|

Anónimo dijo...

Sí, está bien, no la promueven, pero por otro lado me explicas la siguiente verdad?

Los homosex juran que son salvos por que hacen buenas obras y por ser excelentes seres humanos y tener sentimientos noble, de dónde han sacado esta creencia? Pues sólo del catolicismo

No se ha hecho lo suficiente, de lo contrario los resultados irían en disminución y pasa todo lo contrario.

Otra cosa que me llama mucho la atención es el asunto astrología, cartomancia y afines que también va en aumento, y los curas, silencian también, es más, a veces se les ve en programas en que se trata el tema y no lo abordan bíblicamente.

Saludos

Longinos dijo...

Creo que no has cogido el punto, Renton.

Anónimo, eso lo sacan los homosexuales, no del catolicismo, sino del "New Age", que es la mayor herejía que afronta el cristianismo hoy en día.

Precisamente, las astrología, cartomancia, etc. procenden de la misma "fuente". El "New Age". Cuando uno no cree en el Dios verdadero, acaba creyendo cualquier cosa. El Catecismo también ataca mucho eso.

Pero voy a darte la razón parcialmente, porque la tienes. Es verdad que, actualmente, no la Iglesia, pero sí algunos de sus fieles, incluidos sacerdotes, se han contaminado de esa mundanización. Y es verdad que no luchan como es debido, no sólo con la homosexualidad o las prácticas supersticiosas, sino contra cosas como el aborto, el divorcio... en suma, contra la pérdida del sentido del pecado que promueve esa herejía que es el New Age. Tengo muy cerca de mí varias personas que están abonadas a esa falsa religión sin dogmas, que falsean la realidad de Dios, de la Redención por Cristo (si no hay pecado, para qué la redención), etc. Es un drama contra el que estamos luchando. Escribo en otro blog evangélico y me dicen que en América es igual, que ellos también lo sufren y que esta falsa "doctrina" está pervirtiendo a mucha gente.

Yo en mi blog lucho mucho contra el "New Age", y la propia Iglasia Católica, por medio de la Congregación para la Doctrina de la Fe hizo un documento contra esta doctrina que se titula "Jesucristo, portador del Agua de Vida".

En Cristo.

Renton dijo...

Emilio:
Creo que no has cogido el punto, Renton

Naturalmente que lo he cogido Emilio, he cogido que una Gracia no se relaciona para nada con un mérito hecho previamente.

Por cierto, indagando sobre la Justificación he descubierto un dovumento conjunto redactado por la Iglesia católica y la iglesia luterana que contradice de plano el Concilio de Trento.

Lo celebro, más vale tarde que nunca.

Dios te bendiga Emilio y te haga entender que somos justificados por fe, no por obras y que somos salvos por fe, no por obras.

:|

Renton dijo...

Emilio, lee la actualización que he escrito al final de esta entrada por favor.

Dios te bendiga!

:]

Longinos dijo...

Renton, me alegro de que hayas traído ese documento, porque esa es la doctrina católica. Tú dices que contradice al Concilio de Trento. Bueno, con todo lo que te escrito ya sobre eso, no creo que pueda hacértelo entender de otra forma; estás muy cerrado a ver esos detalles que son necesarios para comprender que lo que tú crees contradicción, no lo es.

En cuanto a lo de los 100.000€ que sin duda me merezco por escribir aquí -ya que tú mismo has reconocido que no serían una gracia-, me gustaría recibirlos, si puede ser, antes de Julio, porque tengo muchos gastos y Zapatero me va a quitar la paga extra casi entera. ¿Crees que podrá ser?

Longinos dijo...

Por cierto, muy buena la cita, Renton. Está sacada de la propia web del Vaticano. Si ves las referencias, muchas son "DS-y un número". DS significa "Denzinger", en el manual recopilatorio de todo el Magisterio de la Iglesia, desde el siglo I hasta la actualidad. Los números que se citan llevan a documentos de Sínodos, Concilios, Encíclicas y Bulas papales sobre la doctrina de la Iglesia sobre la justificación y la gracia. Verás que no se han inventado nada nuevo en este documento. Ya te decía yo que, en la doctrina de la Iglesia Católica, la justificación es por la gracia, y que eso no excluye que el hombre la acepte, a su vez movido por la gracia. Si la justificación no fuera por gracia, estaríamos en el Pelagianismo, herejía rechazada por la Iglesia. Si la propia aceptación de la justificación no fuese movida a su vez por la gracia, estaríamos en el Semi-pelagianismo, otra herejía.

Bueno, ya me respondes cuando quieras a lo mío, no hay prisa.

Renton dijo...

Emilio:
me alegro de que hayas traído ese documento, porque esa es la doctrina católica. Tú dices que contradice al Concilio de Trento

Emilio, no estás tratando con un niño de teta, si el documento escrito conjuntamente con la iglesia luterana fuera el mismo del redactado por el Concilio de Trento... no habría hecho falta el nuevo documento.

Fíjate lo que dice Trento:

Si alguno dice que sólo por la fe el impío es justificado; en tal sabiduría como lo dice, que no se requiere ninguna cooperación en la obtención de la Gracia de la Justificación y de que en ninguna forma es necesario que él esté preparado y dispuesto para moverse de acuerdo a su propia voluntad; sea anatema...

Y fíjate qué dice el documento conjunto:

Solo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo que renueva nuestros corazones, capacitándonos y llamándonos a buenas obras

Esto es justo lo que llevo semanas defendiendo y tú rebatiendo.

Y no solo eso, con respecto a la libertad del hombre, el documento defiende que:

Juntos confesamos que en lo que atañe a su salvación, el ser humano depende enteramente de la gracia redentora de Dios.

La libertad de la cual dispone respecto a las personas y las cosas de este mundo no es tal respecto a la salvación porque por ser pecador depende del juicio de Dios y es incapaz de volverse hacia Él en busca de redención


Por tanto no, la iglesia católica ha rectificado.

Y me alegro y le doy gracias a Dios.

Ahora solo hace falta que redacten un documento en contra del culto a las imágenes, en contra del arrodillarse delante de estatuas y demás.

No están lejos, si has leído todo el documento habrás visto que la iglesia católica declara a Jesús como el único mediador entre Dios y los hombres.

No podía ser de otra manera, puesto que aparece claramente en la Palabra de Dios que es viva y permanente.

Dios te bendiga!

:]

Longinos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Longinos dijo...

Renton, como ves, el documento fija aquello en que se esta de acuerdo. Y señala las disensiones que se mantienen, pero las pone en su justa medida:

" 20.Cuando los católicos afirman que el ser humano "coopera", aceptando la acción justificadora de Dios, consideran que esa aceptación personal es en sí un fruto de la gracia y no una acción que dimana de la innata capacidad humana.

21.Según la enseñanza luterana, el ser humano es incapaz de contribuir a su salvación porque en cuanto pecador se opone activamente a Dios y a su acción redentora. Los luteranos no niegan que una persona pueda rechazar la obra de la gracia, pero aseveran que solo puede recibir la justificación pasivamente, lo que excluye toda posibilidad de contribuir a la propia justificación sin negar que el creyente participa plena y personalmente en su fe, que se realiza por la Palabra de Dios.

Renton dijo...

Has hecho bien en borrar el primer comentario...

Emilio:
el documento fija aquello en que se esta de acuerdo. Y señala las disensiones que se mantienen, pero las pone en su justa medida

En absoluto, fíjate qué nos dice:

Juntos confesamos: «Solo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo que renueva nuestros corazones, capacitándonos y llamándonos a buenas obras»

Y más abajo leemos:

Juntos confesamos que en lo que atañe a su salvación, el ser humano depende enteramente de la gracia redentora de Dios.
La libertad de la cual dispone respecto a las personas y las cosas de este mundo no es tal respecto a la salvación porque por ser pecador depende del juicio de Dios y es incapaz de volverse hacia Él en busca de redención


Dios te bendiga!

:|

Longinos dijo...

Bueno, Enton, la verdad es que me he vuelto a leer detenidamente el documento, y hay alguna cosa en que no acierto a ver bien reflejada la doctrina católica.

No obstante, una cosa tengo que decirte: el Magisterio de la Iglesia es inamovible. Es decir, todo en este documento hay que entenderlo dentro de la doctrina de la Iglesia, y nada puede haber en él que contradiga, ni Trento, ni ninguna otra doctrina firme de la Iglesia.

El documento no es poco importante, porque es del Pontificio Consejo "Cor Unum", es decir, está dado con la autoridad del Papa.

Queda claro en el documento que los católicos creemos que el hombre coopera con la gracia de la justificación, cooperación que viene, a su vez, movida por la gracia. Otras cosas, la verdad, para mí no quedan tan claras, pero claro, yo no soy teólogo y puedo estar equivocado; en todo caso, hay que remitirse al Magisterio de la Iglesia, que es inamovible, y que dice que podemos perder la gracia, y que nuestras obras son meritorias no en estricta justicia, sino porque Dios ha querido por su misericordia darles valor en Cristo. También dice el Magisterio sin lugar a duda, que el hombre que está en gracia, puede perderla por el pecado. Si algo de esto puede parecer ambiguo en esta declaración, hay que decir, sin lugar a dudas, que nada de ello cambia, porque todo está asentado y bien asentado de forma bien explícita en el Magisterio de la Iglesia, que puede explicitarse mejor, pero no cambiarse.

En Cristo

Renton dijo...

Emilio:
Queda claro en el documento que los católicos creemos que el hombre coopera con la gracia de la justificación, cooperación que viene, a su vez, movida por la gracia

Para nada.
Te vuelvo a repetir lo que dice el documento:

Juntos confesamos que en lo que atañe a su salvación, el ser humano depende enteramente de la gracia redentora de Dios.

La libertad de la cual dispone respecto a las personas y las cosas de este mundo no es tal respecto a la salvación porque por ser pecador depende del juicio de Dios y es incapaz de volverse hacia Él en busca de redención
.

Te dije una vez que entre las herejías -bajo el prisma calvinista- existentes, la católica es de las menos preocupantes, por qué?

Porque donde hoy dicen Blanco, mañana pueden decir Negro.

Dios te bendiga!

:]

Longinos dijo...

Renton, la doctrina católica no cambia.

Mira lo que escribió el Cardenal Ksapers, que presidía el Pontificio Consejo que participó en este documento:

"2. Además, sobre la base del modo como se entiende la doctrina de la justificación en la Declaración conjunta, las condenas recíprocas del siglo XVI relativas a esa doctrina no se aplican ya hoy ni a católicos ni a luteranos.

Todo ello no menoscaba en absoluto el valor del concilio de Trento, que para los católicos sigue siendo válido. La Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación y el correspondiente Anexo pretenden explicitar oficialmente el modo según el cual esa doctrina se debe interpretar hoy y evidenciar al mismo tiempo que la doctrina de Lutero, si se entiende en el sentido de la Declaración conjunta, ya no es causa de conflicto capaz de dividir a la Iglesia. Es decir, no se trata de dos posturas de por sí irreconciliables, sino de dos enfoques y dos acentuaciones complementarios.

Por parte católica, estas confirmaciones del Documento fueron aprobadas por la Congregación para la doctrina de la fe y por el Consejo pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos, y recibieron el visto bueno del Santo Padre. El 31 de octubre del año pasado, Juan Pablo II, antes de rezar el Ángelus, reafirmó su apoyo y su complacencia por la ratificación de la Declaración común, que tuvo lugar precisamente ese día en Augsburgo".

Sobre la cooperación del hombre para aceptar la justificación, el Documento dice:

" 20.Cuando los católicos afirman que el ser humano "coopera", aceptando la acción justificadora de Dios, consideran que esa aceptación personal es en sí un fruto de la gracia y no una acción que dimana de la innata capacidad humana.

21.Según la enseñanza luterana, el ser humano es incapaz de contribuir a su salvación porque en cuanto pecador se opone activamente a Dios y a su acción redentora. Los luteranos no niegan que una persona pueda rechazar la obra de la gracia, pero aseveran que solo puede recibir la justificación pasivamente, lo que excluye toda posibilidad de contribuir a la propia justificación sin negar que el creyente participa plena y personalmente en su fe, que se realiza por la Palabra de Dios".

En Cristo

Renton dijo...

Emilio, qué parte de Juntos confesamos no entiendes?

Juntos confesamos... "Solo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo que renueva nuestros corazones, capacitándonos y llamándonos a buenas obras

Juntos confesamos... que en lo que atañe a su salvación, el ser humano depende enteramente de la gracia redentora de Dios.

La libertad de la cual dispone respecto a las personas y las cosas de este mundo no es tal respecto a la salvación porque por ser pecador depende del juicio de Dios y es incapaz de volverse hacia Él en busca de redención


Dios te bendiga y te ayude a ver dónde estás.

:|

Longinos dijo...

Renton, te falta comprensión lectora. No entiendes que se señalan unas cosas en las que están de acuerdo y se matizan divergencias que aún se mantienen. Pero bueno, si con eso te conformas, allá tú. Yo no puedo añadir más.

Longinos dijo...

Y creo que por ahora, esta discusión toca a su fin. Muchas gracias por todo. Esta charla me ha hecho aprender muchas cosas, y a profundizar en la doctrina católica sobre la gracia y la justificación. Un abrazo en Cristo.

Alonso Gracián dijo...

Esta declaración Conjunta ha sido condenada por muchos teólogos protestantes, muchos incluso con indignación. No sería condenada si teólogos protestantes no hubieran visto la doctrina católica eterna en ella. Un ejemplo, entre muchos, es la visión que de los diálogos protestantes católicos tiene Richard Bennett.
Si echas un vistazo por internet lo comprobarás.

Lo que ocurre es que hay que fijarse en los matices y conocer profundamente con anterioridad la teología católica para comprobar que aunque las verdades se reformulen, siguen siendo verdades. Porque leas aquí y allá del Concilio de Trento no conoces por ello bien la teología eterna de la Iglesia. La doctrina tridentina no sólo NO se niega, sino que es la base, observa:

"Juntos confesamos que en el bautismo, el Espíritu Santo nos hace uno en Cristo, justifica y renueva verdaderamente al ser humano"

Fíjate, el bautismo es la base fundamental.

la Iglesia no dice ahora blanco y después negro. Hay muchas formas de explicar la verdad. este documento pretende explicar la verdad de forma que los protestantes y los católicos puedan dialogar en paz con un lenguaje empático.

Alonso Gracián dijo...

Acabo de leer un artículo de teólogo protestante afirmando que dicha declaración es "Trento con nuevo atuendo", o "Trento disfrazado".

Alonso Gracián dijo...

La iglesia no dice blanco y después negro. Porque Dios no se contradice.

Yo te invito a estudiar Teología Eterna de la Iglesia, no a salpicar aquí y allá.

las riquezas de la fe son tantas, que se pueden expresar con múltiples lenguajes. No se deben confundir la multiplicidad de lenguajes con cambios en la verdad. No se debe confundir significante y significado.

Renton dijo...

Emilio:
Y creo que por ahora, esta discusión toca a su fin. Muchas gracias por todo.

Era cuestión de tiempo...

Dios te bendiga!

:|

Renton dijo...

Alonso:
La doctrina tridentina no sólo NO se niega, sino que es la base

Fíjate lo que dice Trento:

Si alguno dice que sólo por la fe el impío es justificado; en tal sabiduría como lo dice, que no se requiere ninguna cooperación en la obtención de la Gracia de la Justificación y de que en ninguna forma es necesario que él esté preparado y dispuesto para moverse de acuerdo a su propia voluntad; sea anatema...

Y fíjate qué dice el documento conjunto:

Solo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo que renueva nuestros corazones, capacitándonos y llamándonos a buenas obras.

Con respecto a la libertad del hombre y la acción de su libre voluntad, el documento defiende que:

Juntos confesamos que en lo que atañe a su salvación, el ser humano depende enteramente de la gracia redentora de Dios.

La libertad de la cual dispone respecto a las personas y las cosas de este mundo no es tal respecto a la salvación porque por ser pecador depende del juicio de Dios y es incapaz de volverse hacia Él en busca de redención


Si encuentras en dicho documento, alguna línea que contradiga las anteriores, transcríbelas por favor, porque será una nueva oportunidad de demostrar que la iglesia católica -con tal de lograr sus objetivos- es capaz de decir una cosa y su contraria en el mismo documento sin rubor alguno.

Dios te bendiga!

:]

Alonso Gracián dijo...

"La declaración común luterano-católica sobre la justificación ha permitido dar un paso adelante en el camino del ecumenismo. Pero, tratándose de los católicos, ¿no le parece que esta doctrina ya se encuentra en el Concilio de Trento?
—En efecto, la doctrina de la justificación por la fe se encuentra en los artículos del Concilio de Trento publicados en 1547. Pero no está de más recordar algunos extremos para comprender porqué no se pudo llegar entonces al acuerdo. Lutero había muerto un año antes, y su grey ya empezaba a desmembrarse. Habrá que esperar hasta el año 1580 y a la publicación de la Fórmula de Concordia para restablecer la paz entre ellos. Por otra parte, el texto del Concilio de Trento lanzaba anatemas contra formulaciones doctrinales en las que no todos los luteranos se reconocían, con el consiguiente sentimiento de injusticia. Los políticos también contaban, ¡y no todos estaban a favor de la vuelta a la unidad! Pienso también que a partir del debate sobre la Confesión de Ausburgo de 1530-1531, los dos bandos ya no se entendían y caían fácilmente en la trampa de las palabras. De ahí la necesidad de la nueva y actual formulación"

Entrevista a Michel Viot "obispo" luterano convertido al catolicismo gracias a la declaración conjunta

Los casos de luteranos convertidos al catolcismo gracias a la declaración son notorios, como este. la doctrina del Concilio tridentino hay que entenderla conociendo las premisas teológicas. Fíjate como este obispo luterano se da cuenta:"En efecto, la doctrina de la justificación por la fe se encuentra en los artículos del Concilio de Trento publicados en 1547"

Hay teólogos reformados que acusan la declaración de Doctrina tridentina encubierta. Puedes verlo por internet.

Renton dijo...

Alonso, para que entiendas qué quiero decir, muéstrame en el documento dónde se dice algo parecido a:

Si alguno dice que sólo por la fe el impío es justificado; en tal sabiduría como lo dice, que no se requiere ninguna cooperación en la obtención de la Gracia de la Justificación y de que en ninguna forma es necesario que él esté preparado y dispuesto para moverse de acuerdo a su propia voluntad; sea anatema...

Si lo encuentras estamos ante un problema, puesto que leemos que:

Solo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo...

Y mi pasaje favorito:

La libertad de la cual dispone respecto a las personas y las cosas de este mundo no es tal respecto a la salvación porque por ser pecador depende del juicio de Dios y es incapaz de volverse hacia Él en busca de redención...

Dios te bendiga!

:|

Alonso Gracián dijo...

"Juntos confesamos que en lo que atañe a su salvación, el ser humano depende enteramente de la gracia redentora de Dios"
Claro, lo hemos dicho Emilio y yo mil veces, todo es Gracia, sin la Gracia no hay salvación, todo, hasta la cooperacion procede de la Gracia, se me va a caer la boca de decírlo. Es doctrina católica.!!!

"La libertad de la cual dispone respecto a las personas y las cosas de este mundo no es tal respecto a la salvación porque por ser pecador depende del juicio de Dios y es incapaz de volverse hacia Él en busca de redención"
Claro, evidentemente,el hombre por sí solo no puede volverse a Dios, es herejía muy antigua condenada por la Iglesia; libertad natural y libertad sobrenatural son distintas. La gracia actual que promueve la libertad natural no es la misma Gracia Santificante que permite al hombre elevarse a Dios. Es distinción base de la teología escolástica.

El hombre es incapaz de volver a Dios por sus solas fuerzas. Evidente, es necesaria la Gracia.

Es doctrina católica de siempre.

"Solo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro"

Claro, no existe mérito intrínseco meramente humano, el mérito sobrenatural, no humano, existe por Gracia, procede de la misericordia de Dios, es un regalo de Dios, no algo meramente humanao y no sobrenatural. Todo es Gracia, otra vez!! es siempre la misma doctrina clásica. Todo es Gracia!!

Renton dijo...

Alonso, el documento conjunto dice que somos justificados solo por fe sin mérito ni "cooperación" humana.

Solo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo...

Y esto, ha sido negado y condenado por la iglesia católica los últimos quinientos años.

Dios te bendiga!

:|

Alonso Gracián dijo...

Es teología clásica que Dios nos "acepta" (qué palabra más católica) por su misericordia, y que su misericordia se basa en su Amor, y que nuestros méritos son reconocidos gratuitamente por Dios, no son méritos estrictos de derecho retributivo natural. Esto también te lo he repetido en nuestros debates hasta la saciedad. Te ruego me leas y no me obligues a repetir mil veces lo mismo!
No existe mérito meramente humano que obligue a Dios a salvarnos en cuanto al derecho retributivo natural. Esto es teología católica clásica.

El mérito del hombre es mérito de Dios, por la Gracia inicial.

"Manifiestas tu gloria en la asamblea de los santos, y al coronar sus méritos, coronas tu propia obra "
Misal Romano.
Se trata de un mérito por Gracia. Todo es Gracia.

"NADIE PUEDE MERECER LA GRACIA PRIMERA"
catecismo, 2010

Lo dice el Catecismo.

"Los méritos son dones de Dios "
Catecismo, 2010 También lo dice el Concilio de Trento:

Los méritos de nuestras buenas obras son DONES DE LA BONDAD DIVINA" Concilio de Trento, ses. 6ª

Mira lo que dice el Concilio tridentino, que los méritos no son humanos, sino dones de la bondad de Dios

"La caridad de Cristo en nosotros es la FUENTE de TODOS nuestros méritos" Catecismo 2011

Hay pastores protestantes que se están dando cuenta de esto, gracias a Dios. Pastores que se dan cuenta de que lo que creían que decía la iglesia, no es lo que efectivamente dice. A esto se dedica la declaracion, a clarificar confusiones de siglos con un lenguaje afin a los protestantes. De esto se han dado cuenta muchos reformados, míralo por internet.

Renton dijo...

Alonso, no se puede defender una cosa y su contraria:

Trento:
Si alguno dice que sólo por la fe el impío es justificado; en tal sabiduría como lo dice, que no se requiere ninguna cooperación en la obtención de la Gracia de la Justificación [...] sea anatema...

Documento:
Solo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo...

Dios te bendiga!

:|

Alonso Gracián dijo...

La cooperación requerida requiere a su vez de la Gracia. El mérito reconocido por Dios es Gracia gratuita. No hay mérito estrictamente humano, mérito natural. La cooperación es Gracia. No veo la contradicción. Es obvio que se requiere cooperación, que esa cooperación es movida por la Gracia, y que el mérito de la misma es Gracia.
Dime tú donde hay contradicción.

Alonso Gracián dijo...

Qué merito tiene el bebé que es bautizado. Ninguno. Sin embargo, el bautismo le limpia del pecado original, le inserta la fe a modo de semilla potencial sobrenatural, le inserta en la Iglesia. La iglesia defiende el bautismo de los bebés porque sabe que la salvación de Cristo no parte de mérito retributivo.

Renton dijo...

Alonso:
Dime tú donde hay contradicción

Decir que se coopera.
La Salvación es por Gracia, y eso significa que todo lo necesario para ser salvo (arrepentimiento, fe, perseverancia...) todo es Gracia.

Uno debe trabajar para dar más o menos fruto, y será retribuido en relación al fruto dado, pero la Salvación no la puede perder el hombre pues es don de Dios.

Si uno "abandona" la fe, es que en realidad nunca la utvo.

Salieron de nosotros, porque no eran de nosotros, porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron, a fin de que se manifestara que no todos son de nosotros.
1 Juan 2:19

Hace semanas que te lo digo, no todo el que se bautiza, no todo el que jura y rejura que ama a Dios, efectivamente lo hace.

Alonso:
Qué merito tiene el bebé que es bautizado

Te das cuenta por qué el sacramento del bautismo es erróneo?

Fíjate qué nos dice la declaración:

Solo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito nuestro, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo...

Uno no recibe fe por ser bautizado puesto que los dones son irrevocables y la inmensísima mayoría de los bautizados no tiene fe.

29 Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.
Romanos 11

Dios te bendiga!

:|

Alonso Gracián dijo...

La verdad, Renton, parece que no lees lo que escribo.Cómo va a ser contradicción decir que se coopera. Tener fe, en sí, ya es una cooperación movida por la Gracia. Todo es Gracia.
Si no tienes fe, no cooperas en nada. nada pones de tu parte (movido por la Gracia). Dios no puede salvar al que no tiene fe y hace el mal (es decir, al que no coopera en nada con Dios movido por la Gracia)
la verdad, este diálogo de repetirse una y mil veces lo mismo no tiene sentido. Si dices que no hay que cooperar (movido por la Gracia), que quieres decir, ¿que el hombre tiene que no cooperar, que obstaculizar?
Dios quiere salvarte, cambiar tu vida, regenerarte y tú no tienes que cooperar en nada? ¿Seguir pecando, viviendo como un pagano? Tienes fe, pero vivies como un pagano. No. tendrás que cooperar con Él, no obstaculizarle, impedirle que te transforme. No ponerte el impermeable e impedir que la Gracia te transforme.

Alonso Gracián dijo...

Si uno abandona la fe es por el pecado. es evidente. El ser humano tiene concupiscencia. Es libre para rechazar a Dios (lo vemos todos los días). ¿O es que el ser humano no es pecador? Sólo cristo es perfecto. ¿Si no eres perfecto no eres cristiano y nunca has tenido fe?" No, hombre, sólo Cristo es perfecto.

Alonso Gracián dijo...

Decir que los dones son irrevocables (en el sentido en que lo dices) es decir que no existe el pecado mortal. Pero el pecado mortal existe. Luego los dones no son irrevocables. Uno puede rechazarlos si peca mortalmente.

No nos dejs caer en la tentación... pedimos en el Padre Nuestro. Estad alertas, desconfiad, vigilad, orad en todo tiempo, trabajad, asentaos sobre roca, estad en vela... Nos avisa Cristo constantemente del peligro

Alonso Gracián dijo...

"Decir que se coopera.
La Salvación es por Gracia, y eso significa que todo lo necesario para ser salvo (arrepentimiento, fe, perseverancia...) todo es Gracia"

Claro, ¡¡!!, que Todo es Gracia, TAMBIÉN la cooperacion, lo he afirmado ya tantas veces....!!

Renton dijo...

Alonso:
Tener fe, en sí, ya es una cooperación movida por la Gracia.

No, la fe es un don de Dios y los dones son irrevocables.

Alonso:
Si no tienes fe, no cooperas en nada. nada pones de tu parte

No Alonso, no.
La fe auténtica mueve al hombre a obrar.
La fe auténtica mueve al hombre a luchar contra su pecado.

Es decir, es al revés, es la fe auténtica la que hace que el hombre se niegue a sí mismo, no al revés.

Alonso:
El ser humano tiene concupiscencia. Es libre para rechazar a Dios

Juan dirige su carta a creyentes, y qué nos dice?

Salieron de nosotros, porque no eran de nosotros, porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron, a fin de que se manifestara que no todos son de nosotros.

Por qué dice esto?
Porque los dones son irrevocables y el Espíritu Santo sella al creyente para Salvación.

Pero para que veas que el catolicismo no defiende la Salvación por Gracia, dime, cree el catolicismo que el sacrificio de Jesús fue suficiente?

La respuesta es muy sencilla: NO.

Uno debe hacer esto y aquello otro para expiar sus pecados, uno debe hacer esto y aquello otro porque creen que para ser salvo, hace falta el sacrificio de Jesús...

Y algo más.

Es decir, Jesús hizo su parte,
y ahora nosotros tenemos que cooperar haciendo la nuestra.

Para Roma la muerte de Cristo es insuficiente para la salvación, y por tanto, debe ser complementada con el esfuerzo humano.

Toda la charla acerca de la gracia y el énfasis de que el esfuerzo humano debe ser realizado para así continuar así en la gracia de Dios es irrelevante para este asunto fundamental de la suficiencia
de Cristo y su realización redentora.

Tener fe en la obra finalizada de Cristo en el Día del Juicio
simplemente no es suficiente, y ninguna cantidad de retórica romanista puede negar esa realidad
básica y trágica.

Dios te bendiga!

:|

Alonso Gracián dijo...

La fe es un don de Dios, claro, que hay que aceptar. También se puede rechazar, por el pecado.
Jesús es el Redentor, no hay otro. Su obra redentora tiene valor infinito.

Eso no implica que el ser humano tenga que cruzarse de brazos, pecar tranquilamente y decir: ya estoy salvado, aunque peque. Tiene que cooperar. Porque si hace el mal y rechaza a Cristo, no puede ir con Cristo, porque no quiere ir con Cristo.

El que tiene fe auténtica ¿No puede pecar? ¿Acaso no es hombre? ¿Acaso tener fe te hace ya perfecto para siempre?

Habls de la fe auténtica como una imposición divina que convierte al hombre en autómata del bien. ¡El ser humano no es autómata de Dios! Ël nos quiere libres!!

Renton dijo...

Alonso:
La fe es un don de Dios, claro, que hay que aceptar. También se puede rechazar, por el pecado.

Entre lo que dices tú, y lo que dice San Juan, no dudo ni por un instante: me quedo con Juan.

Pero contéstame, cree el catolicismo que el sacrificio de Jesús fue suficiente?

No es cierto que para vosotros la muerte de Cristo es insuficiente para la Salvación, y por tanto, debe ser complementada con el esfuerzo humano?

Dios te bendiga!

:|

Alonso Gracián dijo...

Es tan evidente que no comprendo como se puede negar la libertad humana. ¿Conoces a alguien perfecto que no peque? Si los dones son irrevocables, tiene que haber gente perfecta por ahí que jamás peca.

Alonso Gracián dijo...

Tal vez creas entonces que no se puede rechazar la fe. Qué bien. Estaríamos rodeados de creyentes! Pero el mundo que nos rodea nos hace pensar más bien lo contrario.

Alonso Gracián dijo...

"Pero contéstame, cree el catolicismo que el sacrificio de Jesús fue suficiente"

Para la persona que peca mortalmente y no se arrepiente, parece que no. Si existe el infierno, es porque para muchos no será suficiente. A no ser que pienses que no existe el infierno y nadie se va a condenar. ¿Tú crees que existe el infierno y que alguien se puede condenar? Porque si sólo uno se condena, parece que para ese no fue suficiente el sacrificio del Señor.

Alonso Gracián dijo...

Es evidente que el sacrificio de Cristo es suficiente para salvarnos si queremos salvarnos. Pero si alguien no quiere salvarse, ¿es suficiente para esa persona? No sé si es a esto a lo que te refieres. Porque la pregunta parece capciosa. ¿Qué pretendes decir con eso de si es suficiente?
Suficiente para hacerme hijo de Dios? Claro, decir lo contrario es una impiedad.
¿Suficiente para pagar la deduda contraída y rescatarme? Claro, lo contrario sería decir una impiedad.
¿Suficiente para darme la Gracia Santificante? Claro, decir lo contrario sería una impiedad.

Es suficiente para salvarme? Claro.

Pero te pregunto, ¿qué pasa si alguien no se quiere salvar? ¿Es el sacrifico del Señor suficiente para que todo el mundo SE QUIERA SALVAR?

Falta la libertad, la decisión libre movida por la Gracia. Eso tenemos que ponerlo cada uno de nosotros. Cristo no me va a obligar a aceptarle y salvarme.

Renton dijo...

Alonso:
Es evidente que el sacrificio de Cristo es suficiente para salvarnos si queremos salvarnos

No Alonso, el catolicismo no cree que el sacrificio de Jesús fuera suficiente, en caso contrario no existirían las penitencias que buscan expiar un pecado cometido.

La pregunta es, crees que el sacrificio de Jesús fue suficiente para llevarte al Padre o es necesario que hagamos algo para recibir perdón por los pecados cometidos en vida?

Dios te bendiga!

:|

Alonso Gracián dijo...

"No todo el que me dice Señor, Señor entrará en el Reino de los Cielos, sino el que hace la Voluntad de mi Padre, que está en los Cielos" Mateo 7,21

Alonso Gracián dijo...

Estoy leyendo lo que dice R. Bennett sobre la Declaración Conjunta:

"Los luteranos de la FML han llegado ahora a abrazar la doctrina del Concilio de Trento, y al hacerlo con fuerza de rigor y con toda formalidad han negado el Evangelio de la justicia de Cristo"

Alonso Gracián dijo...

Sigue diciendo que la Declaración Conjunta es la misma doctrina católica explicada con lenguaje protestante:

"La DJ está repleta de lenguaje semejante al de la Reforma y con citas bíblicas. El escrito está impregnado por una nebulosa imprecisión. Un cristiano bíblico pudiera leer y dar su consentimiento a ciertas oraciones, pero cuando se examinan los matices del significado se percibe que los tales se presentan diciendo lo opuesto a lo que parecieran decir"

Renton dijo...

Alonso, crees que el sacrificio de Jesús fue suficiente para llevarte al Padre o es necesario que hagamos algo para recibir perdón por los pecados cometidos en vida?

Dios te bendiga!

:|

Alonso Gracián dijo...

El perdón de nuestros pecados es acción de Cristo a través del sacramento del bautismo y de la penitencia.

El perdón no lo "hacemos" nosotros, es acción de Cristo.

Renton dijo...

Alonso:
El perdón de nuestros pecados es acción de Cristo a través del sacramento del bautismo y de la penitencia.

O sea que no.

A pesar de que Dios nos dice una y otra vez que Cristo nos redimió, que Jesús fue la propiciación por nuestros pecados, que su sacrificio fue el último y el único aceptable por nuestros pecados...

El catolicismo enseña que la muerte de Jesús no fue suficiente y que el hombre debe -mediante la Gracia de Dios...- expiar sus pecados a través de penitencias y demás.

Pero la fe que da vida, es la fe en la sangre de Cristo.

Ves por qué te decía que no creeis que seamos justificados por fe?

Uno es justificado -declarado Justo por Dios- cuando pone su fe en el trabajo redentor de Jesús, cuando cree de todo corazón que él pagó por todos nuestros pecados.

De ahí que Juan nos diga que no debemos pecar, pero que si pecamos tenemos a un Abogado -el único- a Jesucristo, y remarca Juan, el Justo.

1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el Justo.

Por qué?
Porque lo que nos da vida eterna es la imputación de la justícia de Jesús, no la que nosotros podamos conseguir.

El catolicismo niega que Dios aceptara la propiciación del Señor y con ello, se condena y cae de la Gracia.

Nadie es declarado Justo por Dios si cree que es justificado por fe y obras.

Dios te bendiga!

:|

Renton dijo...

Y atención a lo que escribieron los redactores del documento conjunto en el punto 4.3:

25. Juntos confesamos que el pecador es justificado por la fe en la acción salvífica de Dios en Cristo.

Por obra del Espíritu Santo en el bautismo, se le concede el don de salvación que sienta las bases de la vida cristiana en su conjunto. Confían en la promesa de la gracia divina por la fe justificadora que es esperanza en Dios y amor por él.
Dicha fe es activa en el amor y, entonces, el cristiano no puede ni debe quedarse sin obras, pero todo lo que en el ser humano antecede o sucede al libre don de la fe no es motivo de justificación ni la merece.


Aqui nos encontramos con un problema, pues si para ser enteramente Justo el hombre debe hacer penitencias para expiar esos pecadillos que el Señor no pudo expiar, entonces entramos en contradicción...

Dios te bendiga y te haga ver dónde te has metido!

:[

Alonso Gracián dijo...

"El catolicismo niega que Dios aceptara la propiciación del Señor y con ello, se condena y cae de la Gracia"

Que va!! Mira:


"La muerte de Cristo es a la vez el sacrificio pascual que lleva a cabo la redención definitiva de los hombres por medio del Cordero que quita el pecado del mundo, y el sacrificio de la Nueva Alianza que devuelve al hombre a la comunión con Dios reconciliándole con Él por la sangre derramada por muchos para remisión de los pecados.
Este sacrificio de Cristo es único, da plenitud y sobrepasa a todos los sacrificios. Ante todo es un don del mismo Dios Padre: es el Padre quien entrega al Hijo para reconciliarnos consigo. Al mismo tiempo es ofrenda del Hijo de Dios hecho hombre que, libremente y por amor, ofrece su vida a su padre por medio del Espíritu Santo para reparar nuestra desobediencia" (Catecismo, 613, 614)

"Jesús repara por nuestras faltas y satisface al Padre por nuestros pecados" Concilio de Trento, ses. 6ª

Renton dijo...

Alonso:
La muerte de Cristo es a la vez el sacrificio pascual que lleva a cabo la redención definitiva de los hombres

De nuevo las trampas para decir justo lo contrario de lo que dice la Biblia la cual dice que sin derramamiento de sangre no hay perdón por los pecados y que el sacrificio de Jesús fue el último y suficiente para propiciar todo pecado cometido por el pueblo de Dios.

Si yo debo hacer algo para expiar un pecado, si yo debo hacer esto o aquello, entonces reconozco que el sacrificio de Jesús no fue suficiente.

Cuando uno peca se arrepiente de todo corazón (Gracia, pide perdón y hace buenas obras que evidencien su arrepentimiento.

Pero nada de lo que haga ese hombre podrá expiar un pecado y hacer al tipo más justo de lo que es o hacerle recobrar su justícia la cual se recibe por fe.

Justificados por fe tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.
Romanos 5:1

Y ser hallado en El, no teniendo mi propia justicia, que se basa en la Ley, sino la que se adquiere por la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios y se basa en la fe.
Filipenses 3:9

Pues ¿Qué dice la Escritura? Y Abraham creyó á Dios, y le fue contado por justicia.
Romanos 4:3

Y nada de decir que lo que hace aceptable la penitencia es la fe porque la fe es el creer que Jesús es el sacrificio propiciatorio por nuestros pecados.

Dios te bendiga!

Alonso Gracián dijo...

Al parecer ya empiezas a ver problemas en la declaración. Claro, es lógico. Te recomiendo el estudio interesantísimo de R Bennett, verás como en la declaración está presente la doctrina católica, que no dice hoy blanco y mañana negro, como decías. Yo ya te lo comenté.
Hay cosas, no obstante, en que se coincide, como es logico.

Renton dijo...

Veo problemas en la declaración... y lo que defiende después el catolicismo.

Observa qué reza el punto 4.3 de la declaración:

25. Juntos confesamos que el pecador es justificado por la fe en la acción salvífica de Dios en Cristo.

Por obra del Espíritu Santo en el bautismo, se le concede el don de salvación que sienta las bases de la vida cristiana en su conjunto. Confían en la promesa de la gracia divina por la fe justificadora que es esperanza en Dios y amor por él.
Dicha fe es activa en el amor y, entonces, el cristiano no puede ni debe quedarse sin obras, pero todo lo que en el ser humano antecede o sucede al libre don de la fe no es motivo de justificación ni la merece.


Si el hombre debe hacer penitencia para reestablecer su estado con Dios, algo no cuadra.

La penitencia es la evidencia de que el sacrificio de Jesús no fue suficiente.

Esto imposibilita que ningún católico sea salvo pues la propiciación solo se acepta a los que tienen fe en su sangre.

21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas;

22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia,

23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

24 siendo justificados gratuitamente por su Gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,

25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia...

Romanos 3

Para manifestar su justícia porque en Jesús, Dios consigue la cuadratura del círculo, perdona al pecador y lo castiga por su pecado.

Dios te bendiga!

:|

Alonso Gracián dijo...

"Si el hombre debe hacer penitencia para reestablecer su estado con Dios, algo no cuadra.

La penitencia es la evidencia de que el sacrificio de Jesús no fue suficiente"

No, porque la penitencia es Gracia que procede directamente del sacrificio de Jesús. Sin el sacrificio de Jesús no sería posible la penitencia.

Renton dijo...

Alonso, lee de nuevo lo que dice la declaración:

Dicha fe es activa en el amor y, entonces, el cristiano no puede ni debe quedarse sin obras, pero todo lo que en el ser humano antecede o sucede al libre don de la fe no es motivo de justificación ni la merece.

La declaración invalida el "poder" de la penitencia lo cual no es algo de lo que extrañarse porque la Biblia misma invalida el "poder" de la penitencia.

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
1 Juan 4:10

Y sobretodo...

10 En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.

11 Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados;

12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,

13 de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;

14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

15 Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho:

16 Este es el pacto que haré con ellos
Después de aquellos días, dice el Señor:
Pondré mis leyes en sus corazones,
Y en sus mentes las escribiré,

17 añade:
Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.

18 Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.


Por qué crees que Pedro insiste tanto en la eternidad de la sangre de Cristo?

Porque su redención es eterna.

Me rompe el corazón ver lo que hacen con vosotros.

Dios te bendiga!

:[

AlonsoGracián dijo...

Constantemente se nos llama a hacer penitencia en la Escritura. Son tantos los pasajes...haced penitencia, convertios, sufrid en la carne lo que falta al padecer de Cristo, cargad con la cruz....son tantos...

Renton dijo...

Entonces seguimos añadiendo problemas al problema... pues la declaración invalida las penitencias.

El arrepentimiento es un don de Dios, parte de la Gracia que conduce a la Salvación, pero nadie puede expiar un pecado a no ser que sea por el derramamiento de su propia sangre.

La fe en Cristo, es la fe de que ha pagado por nuestros pecados y de que su propiciación fue aceptada por Dios Padre, de ahí que Jesús gritara en la cruz Tetelestai, es decir, Consumado es...

Por qué?
Porque Jesús había pagado con su sangre por los pecados de su pueblo consiguiendo una redención eterna.

Ten fe en Jesús Alonso, si le amas más que a nada del mundo, ten fe en él y confía en que Dios no miente, y si en Su Palabra ves que nos dice que el sacrifico de Jesús fue el último por los pecados, no tengas miedo y cree en Él.

Dios te bendiga!

:|