Déu Pare, dame Gracia y pone en mí el deseo de buscarte, para que al buscarte pueda encontrarte, para que al encontrarte pueda amarte, y para que al amarte pueda odiar con todas mis fuerzas, con toda mi alma y todo mi corazón, todos los pecados de los que me has salvado...
En el Nombre de Jesús, amén!



martes, 25 de mayo de 2010

De Cuáles Son los Errores del Catolicismo a la Hora de Definir qué Es la Justificación (1)


En uno de mis últimos debates on-line con católicos surgió el tema de la Justificación y las divergencias existentes entre la posición protestante y católica.

Es sencillo reconocer cuál es cada una, la católica es la que está mal y la protestante la que está bien...

Es broma.

De este modo, armado del buen ánimo necesario para ayudar a los católicos que aman a Dios por encima de todas las cosas, voy a abrir una serie de entradas donde se explique de un modo sencillo, cuáles son -según los protestantes- los errores del catolicismo en relación al tema de la Justificación.

Pero antes de nada... qué es la Justificación?

Es sencillo, la justificación es el acto por el cual Dios declara al hombre Justo según la Ley.

Aunque parezca mentira, esta noción la compartimos católicos y protestantes.

Así pues, una vez puesto el traje de neopreno, me sumerjo en las claras aguas de la Enciclopedia Católica:
Si alguno dice que sólo por la fe el impío es justificado; en tal sabiduría como lo dice, que no se requiere ninguna cooperación en la obtención de la Gracia de la Justificación y de que en ninguna forma es necesario que él esté preparado y dispuesto para moverse de acuerdo a su propia voluntad; sea anatema...
Concilio de Trento, Cánones sobre Justificación, Canon 9
Cuando leí esto, lo primero que salió de mi boca fue lo siguiente:
iiiiiiiiiiiiiiiih! Pero no se dan cuenta de que están condenando lo que dice la Biblia?
Después imité a un pollo para desestresarme...

Pero cuáles son los errores católicos que causaron mis plumíferas imitaciones?

Son muchos.

De entrada, fijémonos en una frase clave de la declaración del Concilio:
Entendiendo que no se requiere otra cosa alguna que coopere a conseguir la Gracia de la Justificación
Veis la contradicción?

En efecto, las Gracias de Dios no se trabajan, se reciben, porque si uno ha de hacer algo para recibir una Gracia, la Gracia ya no es Gracia sino el justo pago por tu trabajo.

Pablo -en Romanos 4:4- lo explica claramente cuando escribe:
4 Pero al que trabaja no se le cuenta el salario como un regalo, sino como deuda
En efecto, cuando a final de mes recibo mi sueldo, este no es una gracia de mi empresa, es lo que me deben por mi trabajo.

Esto mismo, la explicación de lo que es una Gracia, lo vuelve a expresar Pablo en Romanos 11, fijémonos:
5 Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por Gracia.
6 Y si es por Gracia, ya no es por obras; de otra manera la Gracia ya no sería Gracia.
Y si es por obras, ya no es Gracia; de otra manera la obra ya no sería obra.
Uno no puede hacer nada para recibir una Gracia de Dios porque el mero hecho de hacer algo que convierta a Dios en deudor de tu buen obrar, anula el mismo concepto de Gracia.

Por tanto, no señores del Concilio, escribir Entendiendo que no se requiere otra cosa alguna que coopere a conseguir la Gracia de la Justificación, pone de manifiesto que no tienen claro qué es una Gracia.

Uno no puede hacer méritos para recibir una Gracia, porque entonces la Gracia ya no es Gracia, es un pago por tus méritos.

Esto lo entendió uno de los padres de la iglesia católica más admirados por el protestantismo: San Agustín.

A San Agustín se le concedió entender el estado caído del ser humano y la absoluta necesidad de la Gracia divina para poder hacer el bien y andar como Jesús anduvo.

La Gracia divina es concedida al hombre sin ningún mérito de su parte, gratuitamente, de ahí, precisamente su nombre: Gratia.
San Agustín creía que la acción de la Gracia no suprime la libertad del hombre porque actúa por atracción, es decir, por Amor.

Ruego a los católicos que lean las palabras mismas de San Agustín las cuales alimentan al protestantismo:
Y de aquí nace otro problema de no poca importancia, que, con la Gracia de Dios, hemos de resolver.
Si la vida eterna se da a las buenas obras, como con toda claridad lo dice la Escritura:
Porque el Hijo del Hombre... pagará a cada uno conforme a sus obras
¿cómo puede ser Gracia la vida eterna, si la Gracia no se da por obras, sino gratuitamente, de acuerdo con el Apóstol:
Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda?
Y en otro lugar:
Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por Gracia
y a continuación
Y si por Gracia, ya no es por obras; de otra manera la Gracia ya no es Gracia.
¿Cómo, pues, será Gracia la vida eterna, si a las obras responde?
¿O es que quizá no llama Gracia el Apóstol a la vida eterna?
Es más: tan claramente lo dice, que es de todo punto innegable.
Y no es que requiera esta cuestión un ingenio agudo. Basta sólo un oyente atento. Porque cuando dijo:
Porque la paga del pecado es muerte
en seguida añadió:
mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
Este problema, a mi parecer, sólo puede resolverse entendiendo que nuestras buenas obras, a las que se da la vida eterna, pertenecen también a la Gracia de Dios, toda vez que nuestro Señor Jesucristo dice:
Sin mí nada podéis hacer.

Y el mismo Apóstol, al decir:
Porque por Gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe
vio que los hombres podrían entender como no necesarias las obras y bastar sólo la fe, como también que los hombres podrían gloriarse por sus buenas obras, cual si a sí mismos se bastaran para realizarlas; y por eso añadió:
porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

De la Gracia y el Libre Albedrío de San Agustín, Capítulo VIII
Cada vez que leo a San Agustín me parece estar leyendo a un tratado calvinista...

En efecto, no hay nada que el hombre pueda hacer o llegar a hacer, que le haga merecedor de una Gracia porque en ese caso entraríamos en contradicciones.

De entrada, el análisis de la declaración del Concilio de Trento empieza mal, y ya sabes, lo que mal empieza mal acaba.

La primera entrada de esta serie acaba aquí, ya sé que todavía no he tratado el tema de la Justificación y que me he limitado a hablar de la Gracia, pero es que considero clave clarificar conceptos.

Eso sí, mientras escribo la segunda entrada, dad gracias a Dios por todo en el Nombre de nuestro Señor Jesucrito...

70 comentarios:

Longinos dijo...

No te has dado cuenta de que lo que acabas de escribir de San Agustín es justamente lo que creemos los católicos. ¡Eso, y no otra cosa! Precisamente por eso llamamos a San Agustín "Doctor de la Gracia".

Porque si te fijas, San Agustín no considera que haya contradiccioón entre las obras y la gracia, es una paradoja que soluciona de esta forma: que nuestras obras también son movidas por la gracia. No dice que no se requieran obras para salvarse, sino que las obras también son movidas por la gracia.

Si tú estás en un agujero del que no puedes salir, y Dios te tiende la mano y tú la ases, salir del pozo no se debe a tu asir, sino a la fuerza de Dios que te levanta. Pero es más: es que Dios mismo mueve tu asir. Eso es lo que cremos los católicos. Y eso es lo que cree San Agustín, precisamente el santo por el que me hice cristiano. ¡Si toda la docrina de la gracia de la Iglesia Católica es precisamente la de San Agustín...!

Renton dijo...

Emilio:
San Agustín no considera que haya contradiccioón entre las obras y la gracia, es una paradoja que soluciona de esta forma: que nuestras obras también son movidas por la gracia.

Exacto.

Pero eso ES JUSTO lo que defiende el protestantismo.

Emilio:
¡Si toda la docrina de la gracia de la Iglesia Católica es precisamente la de San Agustín...!

Nop.
Hace años que debato con católicos y todos reniegan de las palabras de San Agustín... hasta que las transcribo.

Somos justificados por fe, lo cual es un aGracia, pero el catolicismo dice que las obras son necesarias para justificación.

No, el catolicismo no dice lo mismo.

Lee en el catecismo qué es la Justificación y verás que es como te digo...

Dios te bendiga!

:]

Longinos dijo...

Lee tú mismo lo que dice el Catecismo y dime dónde se diferencia de San Agustín. Si algún católico te niega esto, es que no sabe...

"2001 La preparación del hombre para acoger la gracia es ya una obra de la gracia. Esta es necesaria para suscitar y sostener nuestra colaboración a la justificación mediante la fe y a la santificación mediante la caridad. Dios completa en nosotros lo que El mismo comenzó, ‘porque él, por su acción, comienza haciendo que nosotros queramos; y termina cooperando con nuestra voluntad ya convertida’ (S. Agustín, grat. 17):

Ciertamente nosotros trabajamos también, pero no hacemos más que trabajar con Dios que trabaja. Porque su misericordia se nos adelantó para que fuésemos curados; nos sigue todavía para que, una vez sanados, seamos vivificados; se nos adelanta para que seamos llamados, nos sigue para que seamos glorificados; se nos adelanta para que vivamos según la piedad, nos sigue para que vivamos por siempre con Dios, pues sin él no podemos hacer nada. (S. Agustín, nat. et grat. 31).

2002 La libre iniciativa de Dios exige la respuesta libre del hombre, porque Dios creó al hombre a su imagen concediéndole, con la libertad, el poder de conocerle y amarle. El alma sólo libremente entra en la comunión del amor. Dios toca inmediatamente y mueve directamente el corazón del hombre. Puso en el hombre una aspiración a la verdad y al bien que sólo El puede colmar. Las promesas de la ‘vida eterna’ responden, por encima de toda esperanza, a esta aspiración:

Si tú descansaste el día séptimo, al término de todas tus obras muy buenas, fue para decirnos por la voz de tu libro que al término de nuestras obras, ‘que son muy buenas’ por el hecho de que eres tú quien nos las ha dado, también nosotros en el sábado de la vida eterna descansaremos en ti. (S. Agustín, conf. 13, 36, 51)".

¡Es todo de San Agustín, Padre de la Iglesia, Doctor de la Gracia...!

Longinos dijo...

Por cierto, que yo me convertí en gran parte por la lectura de la biografía de San Agustín y de sus confesiones. Es el santo a quien más agradecimiento le tengo (con perdón).

Renton dijo...

Emilio, para que entiendas qué quiero decir, respóndeme por favor, defiende el catolicismo que somos salvos por Gracia mediante la fe, es decir, que somos justificados por Gracia?

:|

Renton dijo...

Emilio:
me convertí en gran parte por la lectura de la biografía de San Agustín y de sus confesiones. Es el santo a quien más agradecimiento le tengo

Él no murió por ti, ni vivió una vida perfecta que se te pudiera imputar, ni te dio el don de la fe, ni te abrió el entendimiento para que pudieras entender sus escritos, ni...

Has de dar las gracias a Dios y solo a Dios en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo.

:|

Longinos dijo...

Sobre la doctrina del Catecismo sobre la gracia y la justificación:

"1996 Nuestra justificación es obra de la gracia de Dios. La gracia es el favor, el auxilio gratuito que Dios nos da para responder a su llamada: llegar a ser hijos de Dios (cf Jn 1, 12-18), hijos adoptivos (cf Rm 8, 14-17), partícipes de la naturaleza divina (cf 2 P 1, 3-4), de la vida eterna (cf Jn 17, 3)".

Renton dijo...

Gracias Emilio, pero no estás respondiendo a la pregunta.

Somos salvos por Gracia?

O es que el hombre debe hacer algo para ser salvo?

:|

ortodoxo dijo...

¡Claro que somos salvados por Gracia!
Si no la mata expulsa el pecado MORTAL, RECHAZO DE LA GRACIA!!!

¿Acaso crees que un pecado mortal no es un rechazo de la Gracia?

Si al hacer el mal dices "no quiero la Gracia", ¿cómo te va a salvar la Gracia que has expulsado?

Longinos dijo...

Tu pregunta es errónea en sí, Renton. Planteas como disyuntiva lo que no lo es. Lee de nuevo lo que dice San Agustín, y trata de entender sin saltarte nada lo que él dice. La respuesta libre del hombre a la gracia también es movida por la gracia. ¡Todo es gracia! Por eso dice el Catecismo que somos justificados por la gracia de Dios. Eso no excluye, sino que incluye, la respuesta libre del hombre.

Emilio Alegre dijo...

Ocurre lo mismo con la predestinación: la predestinación de Dios -en la que la Iglesia siempre ha creído- incluye la respuesta libre del hombre. La propia fe es una gracia que uno libremente acepta preparado y movido por la gracia. ¡Todo es gracia!

Renton dijo...

Orto:
Si al hacer el mal dices "no quiero la Gracia", ¿cómo te va a salvar la Gracia que has expulsado?

Esta pregunta la respondió San Agustín en una obra memorable llamada: De la Predestinación de los Santos

Aquí la tienes, léela y comprenderás muchas cosas.

Dios te bendiga!

:]

Renton dijo...

Emilio:
La respuesta libre del hombre a la gracia también es movida por la gracia. ¡Todo es gracia!

Exacto, pero qué dice el Catecismo católico en cuanto a la Justificación?

Dice que Jesús no completó plenamente la redención de su iglesia, de su pueblo, en su expiación.

Su muerte no expió en su totalidad por los pecados de su pueblo.

Hace falta que el hombre haga méritos y busque Gracia por parte de Dios (Contradicción!) lo cual es vehiculado a través de los sacramentos.

Esa Gracia -sostiene el dogma católico- capacita al hombre a hacer obras de justicia que le ameriten para alcanzar la Vida Eterna.

Todo esto contradice lo que dice Dios...

Por tanto, no.

El catolicismo no habla de Gracia, habla de hacer obras que ameriten Gracia lo cual es terriblemenbte contradictorio, demuestra que ignoran capítulos enteros de la Biblia, rechazan como suficiente el sacrifico de Jesús y no entienden qué es una Gracia.

Dios te bedniga!

:]

Emilio Alegre dijo...

Renton, el Catecismo no dice nada de eso. Te lo he citado. Así que no sé qué más puedo hacer.

Para saber lo que dice un texto, he descubierto que un buen truco es leérselo. Te lo digo por si te sirve...

Renton dijo...

Emilio:
Renton, el Catecismo no dice nada de eso. Te lo he citado. Así que no sé qué más puedo hacer.

Has citado una parte de lo que dice el Catecismo sobre Justificación, Emilio.

Hace años que debate con católicos, créeme, sé de lo que hablo.

Tu cita de lo que dice el Catecismo la compartirían el 99% de los protestantes.

En cambio, la letra pequeña, los añadidos y explicaciones de lo que significa Gracia... ni un 1%.

Porque no pierdas de vista lo que redactó el Concilio de Trento:

Si alguno dice que sólo por la fe el impío es justificado; en tal sabiduría como lo dice, que no se requiere ninguna cooperación en la obtención de la Gracia de la Justificación y de que en ninguna forma es necesario que él esté preparado y dispuesto para moverse de acuerdo a su propia voluntad; sea anatema...

Para ser justificado... hay que "cooperar", es decir, trabajar, obrar, para obtener dicha Gracia.

Pero claro, los tipos no entendieron que no hay nada que uno pueda hacer para recibir una Gracia porque tal como dice la biblia, tal como citó San Agustín y tal como recordó Calvino:

Y si es por Gracia, ya no es por obras; de otra manera la Gracia ya no sería Gracia...

Por qué dice la Biblia que somos justificados por Gracia?

Porque uno es justificado por fe, no por ninguna obra.

Eso sí, la evidencia de que alguien ha recibido el Espíritu Santo es una vida transformada, una vida regenerada, una vida dedicada a Dios, al buen obrar, al anteponer en todo momento la Voluntad de Dios a la propia.

Pero eso es la Santificación del individuo, el proceso en el cual sí se coopera con el Espíritu Santo, pero ninguna obra me puede hacer más o menos Justo porque la justificación:

Es una Gracia.

Dios te bendiga!

:]

Renton dijo...

Catecismo de la Iglesia Católica:

2010 “Puesto que la iniciativa en el orden de la Gracia pertenece a Dios, nadie puede merecer la Gracia primera, en el inicio de la conversión, del perdón y de la justificación.

La Gracia primera...?

Qué significa esto?

Que hay otras Gracias... sigamos.

Bajo la moción del Espíritu Santo y de la caridad, podemos después merecer en favor nuestro y de los demás Gracias útiles para nuestra santificación, para el crecimiento de la Gracia y de la caridad, y para la obtención de la vida eterna.

Es decir... la Salvación NO ES POR GRACIA, uno debe hacer algo para obtener dicha Gracia.

Es eso contradictorio?

Del todo.

Y además contradice las reflexiones de San Agustín -la primera doctrina de la iglesia y a la cual nos aferramos los protestantes- el cual dijo:

¿Cómo, pues, será Gracia la vida eterna, si a las obras responde?

¿O es que quizá no llama Gracia el Apóstol a la vida eterna?

Es más: tan claramente lo dice, que es de todo punto innegable.

Y no es que requiera esta cuestión un ingenio agudo. Basta sólo un oyente atento. Porque cuando dijo:

Porque la paga del pecado es muerte

en seguida añadió:

mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.


Cierto basta solo un oyente atento, uno que tenga los oidos atentos a la Palabra de Dios y subordine el resto a ella.

Dios te bendiga!

:]

Longinos dijo...

Renton eso parece contradictorio a primera vista, pero no lo es. Eso es justamente lo que dice San Agustín. Él dice dos cosas:

- La Escritura nos revela que somos salvados por gracia

- La Escritura también nos revela que somos salvados por las obras

¿Cómo se come esto? San Agustín responde: porque las obras son gracia. Dios nos da la gracia para obrar, nosotros la acogemos y volvemos a recibir gracia... etc.

Por otra parte, San Agustín siempre reconoce el libre albedrío del hombre, que se nos revela en la Escritura. La postura calvinista parece partir de la idea implícita -según entiendo, corrígeme si me equivoco- de que la fe se recibe sin libre albedrío, que no se puede rechazar, y que en cambio las obras son fruto de nuestro libre albedrío, y por tanto no son gracia.

En cambio, San Agustín nos dice que el don de la fe se acoge con el libre albedrío (puede rechazarse) y que las obras son también fruto de la gracia. Por tanto, la fe es una "obra" y la "obra" es parte de la fe. Por eso también, San Agustín expresa que somos justificados por una fe viva, por una fe informada por la caridad.

Y San Agustín habla también del mérito, un mérito que no es tal por sí sólo, en pura justicia, sino por la misericordia gratuita de Dios, como enseña la doctrina católica.

Longinos dijo...

Resumo del Catecismo (artículos 2003-2010), para entender lo que tú has citado en su contexto. Porque cuando se habla de mérito de las acciones humanas en el Catecismo no se habla de lo que se debe en justicia. Ya verás:

"Manifiestas tu gloria en la asamblea de los santos, y, al coronar sus améritos, coronas tu propia obra (MR, prefacio de los santos, citando al "Doctor de la gracia" San Agustín, Sal. 102, 7).

2006 El término ‘mérito’ designa en general la retribución debida por parte de una comunidad o una sociedad a la acción de uno de sus miembros, considerada como obra buena u obra mala, digna de recompensa o de sanción. El mérito corresponde a la virtud de la justicia conforme al principio de igualdad que la rige.

2007 Frente a Dios no hay, en el sentido de un derecho estricto, mérito por parte del hombre. Entre El y nosotros, la desigualdad no tiene medida, porque nosotros lo hemos recibido todo de El, nuestro Creador.

2008 El mérito del hombre ante Dios en la vida cristiana proviene de que Dios ha dispuesto libremente asociar al hombre a la obra de su gracia. La acción paternal de Dios es lo primero, en cuanto que El impulsa, y el libre obrar del hombre es lo segundo en cuanto que éste colabora, de suerte que los méritos de las obras buenas deben atribuirse a la gracia de Dios en primer lugar, y al fiel, seguidamente. Por otra parte, el mérito del hombre recae también en Dios, pues sus buenas acciones proceden, en Cristo, de las gracias prevenientes y de los auxilios del Espíritu Santo.

2009 La adopción filial, haciéndonos partícipes por la gracia de la naturaleza divina, puede conferirnos, según la justicia gratuita de Dios, un verdadero mérito. Se trata de un derecho por gracia, el pleno derecho del amor, que nos hace ‘coherederos’ de Cristo y dignos de obtener la ‘herencia prometida de la vida eterna’ (Cc. de Trento: DS 1546). Los méritos de nuestras buenas obras son dones de la bondad divina (cf Cc. de Trento: DS 1548). ‘La gracia ha precedido; ahora se da lo que es debido... los méritos son dones de Dios’ (S. Agustín, serm. 298, 4-5).

2010 “Puesto que la iniciativa en el orden de la gracia pertenece a Dios, nadie puede merecer la gracia primera, en el inicio de la conversión, del perdón y de la justificación. Bajo la moción del Espíritu Santo y de la caridad, podemos después merecer en favor nuestro y de los demás gracias útiles para nuestra santificación, para el crecimiento de la gracia y de la caridad, y para la obtención de la vida eterna. Los mismos bienes temporales, como la salud, la amistad, pueden ser merecidos según la sabiduría de Dios. Estas gracias y bienes son objeto de la oración cristiana, la cual provee a nuestra necesidad de la gracia para las acciones meritorias.

2011 La caridad de Cristo es en nosotros la fuente de todos nuestros méritos ante Dios. La gracia, uniéndonos a Cristo con un amor activo, asegura el carácter sobrenatural de nuestros actos y, por consiguiente, su mérito tanto ante Dios como ante los hombres. Los santos han tenido siempre una conciencia viva de que sus méritos eran pura gracia.

Tras el destierro en la tierra espero gozar de ti en la Patria, pero no quiero amontonar méritos para el Cielo, quiero trabajar sólo por vuestro amor... En el atardecer de esta vida compareceré ante ti con las manos vacías, Señor, porque no te pido que cuentes mis obras. Todas nuestras justicias tienen manchas a tus ojos. Por eso, quiero revestirme de tu propia Justicia y recibir de tu Amor la posesión eterna de ti mismo... (S. Teresa del Niño Jesús, ofr.)".

Perdón porque es un poco largo, pero es que si no, no se entiende.

Longinos dijo...

De hecho, si yo no soy libre para acoger la fe que tú quieres que acoja, ¿por qué te enfadas conmigo y me llamas hereje? Si no soy libre, tampoco soy responsable, ¿no?

Y si no puedo rechazar la gracia que Dios me da, ¿para qué me insiste Jesús en que persevere, en que "quienes perseveren hasta el final, esos se salvarán"?

Y si puedo rechazarla, es porque puedo no rechazarla, o sea, aceptarla, movido a mi vez por la gracia de Dios. Esa es la doctrina católica. La fe y las obras son gracia de Dios, pero podemos y debemos aceptarlas con nuestra cooperación para salvarnos.

Longinos dijo...

Pero es que lo atestigua toda la Escritura, de forma inequívoca:

"Id, malditos, al fuego eterno, porque tuve hambre y no me disteis de comer..." (Mateo 25,4)

"Si tuviere fe para mover montañas, pero no tengo caridad, nada soy" (1 Cor 13,2)

Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta.

"Alguien dirá: “Tú tienes fe, y yo tengo obras." Pues bien, muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré la fe por mis obras.
¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico! También los demonios lo creen, y tiemblan.
¡Qué tonto eres! ¿Quieres convencerte de que la fe sin obras es estéril?" (Santiago 2, 18-20)

Longinos dijo...

Doctrina de la Iglesia Católica: Dios me tiende la mano y yo la cojo porque Dios me ayuda a cogerla. Salgo así de un agujero del que no podría salir.

Doctrina protestante: Dios me agarra y me saca del agujero. Yo no hago nada.

Doctrina pelagiana: Dios me llama y yo salgo del agujero por mis propios medios.

Doctrina semipelagiana: Dios me tiende la mano y yo la cojo sin que Él me ayude a cogerla.

Renton dijo...

Emilio:
Él dice dos cosas:

- La Escritura nos revela que somos salvados por gracia

- La Escritura también nos revela que somos salvados por las obras


No.
La Biblia dice claramente una y otra vez que somos salvos por Gracia, y que las mismas obras que hacemos son resultado de la Gracia de Dios.

Pero no, somos justificados simple y llanamente por fe, y la Salvación es una Gracia de Dios, de ahí que lo justo sea reconocerlo.

Emilio:
¿Cómo se come esto? San Agustín responde: porque las obras son gracia. Dios nos da la gracia para obrar, nosotros la acogemos y volvemos a recibir gracia... etc.

Entonces no es Gracia, ya sabes, Y si es por Gracia, ya no es por obras; de otra manera la Gracia ya no sería Gracia...

El punto de inflexíón es este, Dios dice que somos salvos por Gracia.

Y punto final.

Todo lo que sea rechazar eso es rechazar la Gracia de Dios, arrebatarle el mérito, la gloria que merece por nuestra Salvación y una vez más endiosar al hombre haciéndole partícipe de algo que Dios, una y otra vez, nos dice que ha hecho Él.

Quién lleno del Espíritu Santo querría arrebatar la gloria de Dios?

Emilio:
San Agustín nos dice que el don de la fe se acoge con el libre albedrío (puede rechazarse)

Pero la Biblia no cita ni un solo caso donde alguien haya "rechazado la Fe".

Lo que dice Jesús es que el hombre es: o siervo del pecado, o siervo de Dios.

La constante de las cartas de Pablo es esta: el hombre es esclavo del pecado, caido y reo de condenación.

No obstante, una vez deja claro esto, Pablo escribe la más maravillosa partícula adversativa que podía escribir:

Pero Dios...

1 Y Él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,

2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,

3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.


Esa es la situación natural del hombre... pero Dios.

4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,

5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo -por Gracia sois salvos-

6 y juntamente con él nos resucitó

Efesios 2

Renton dijo...

Esto lo repite en Tito 3, justo la carta que he estado leyendo en las pausas del trabajo.

3 Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros.

Estado natural del hombre antes de ser regenerado por Gracia.

4 Pero (Maravilloso Pero!) cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres,

5 nos salvó,


Nos salvó por algo que hubiéramos hecho?

NO.

no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia,

Nos salvó por Su Misericordia!

Reconozcámoslo por el Amor de Dios, es lo Justo y es lo que debemos proclamar al rpedicar el Evangelio!

... por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,

6 el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador


Nadie lleno del Espíritu Santo buscaría retorcer Su Palabra una y otra vez para arrebatarle lo que Dios merece: que se reconozca que Él salvó a Su pueblo, a Su Iglesia y que lo hizo por Gracia.

Por tanto, cualquier persona que ame a Dios por encima de todo, debe admitir que el catecismo de la iglesia católica contradice la Voluntad de Dios pues en dicho catecismo leemos lo siguiente:

Bajo la moción del Espíritu Santo y de la caridad, podemos después merecer en favor nuestro y de los demás Gracias útiles para nuestra santificación, para el crecimiento de la Gracia y de la caridad, y para la obtención de la vida eterna.

Que no, que es por Gracia!

Dios te bendiga!

Renton dijo...

Emilio:
Por tanto, la fe es una "obra" y la "obra" es parte de la fe.

No, la fe no es una obra porque es un don de Dios que el Señor no da a todo el mundo.

Recuerda por ejemplo Efesios 2

8 Porque por Gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;

9 no por obras, para que nadie se gloríe.


Dios nos dice contínuamente que somos justificados por fe, somos justificados por Gracia.

Por Gracia, no por obras.

Otro ejemplo.

Tito 3:

5 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,

[...]

7 para que justificados por su Gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.


Somos justificados por fe, (Romanos 5:1) y la justificación es una Gracia, qué más necesitas?

Dios lo está diciendo una y otra vez, por qué ese aferrarse a doctrinas de hombres?

Porque no reconoces la voz de Jesús.

Implica el saber que somos salvos por Gracia, librarnos del tener que hacer buenas obras?

Ni hablar.

Fíjate el versículo siguiente qué nos dice Pablo:

8 Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras

Debemos obrar, pero no para ser salvos, sino porque somos salvos.

Por todo ello debemos dar Gracias a Dios en el Nombre de Jesús cada, cada, cada día hasta la venida del Señor.

Dios te bendiga!

:]

Renton dijo...

Emilio:
si yo no soy libre para acoger la fe que tú quieres que acoja, ¿por qué te enfadas conmigo y me llamas hereje? Si no soy libre, tampoco soy responsable, ¿no?

Qué razonamiento más absurdo.

Eres responsable de la maldad que hagas.

La Salvación, la vida eterna es para aquellos que Dios ha predestinado.

Estos serán juzgados en atención a los méritos de Jesús.

Pero el resto, serán juzgados en relación al mal que hayan hecho.

Si tú te das cuenta de que la Iglesia de Dios es salva por Gracia porque Dios en Su Palabra lo repite una y otra vez, y pese a ello, mientes por intereses sectareos sobre la Voluntad de Dios.
Serás juzgado más severamente que la monja que cree por ignoracia que debe obrar para acumular méritos y alcanzar la vida eterna.

Tú sabes, ella no.

Tú eres responsable de ignorar el mandato de Dios de tomar vino en cada celebración de la Santa Cena, un feligrés ocasional no.

No tienes fe salvífica de esa que te impulsa a considerar cualquier otra cosa como estiércol (Filipenses 3:8)?

Bien, pero una cosa es vivir de espaldas a Dios y otra anteponer por sectarismos Su Voluntad -la cual has comprendido perfectamente- a la de los hombres que le hacen metiroso y le arrebatan lo que justamente merece: la Gloria de la Salvación.

Emilio:
¿para qué me insiste Jesús en que persevere, en que "quienes perseveren hasta el final, esos se salvarán"?

Porque los únicos que perseverarán del modo que Dios quiere -buscando servir antes que ser servido- serán los que efectivamete hayan recibido el Espíritu Santo.

Por sus obras les conoceréis, porque el Espíritu Santo que stá en ellos, les sella para Salvación, es la Garantía del cumplimiento de la Promesa de Dios

Y la promesa es esta: la Vida Eterna..

Dios te bendiga!

Renton dijo...

Emilio:
Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta.

"Alguien dirá: “Tú tienes fe, y yo tengo obras." Pues bien, muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré la fe por mis obras.
¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico! También los demonios lo creen, y tiemblan.
¡Qué tonto eres! ¿Quieres convencerte de que la fe sin obras es estéril?" (Santiago 2, 18-20)


Jejeje, Santiago está diciendo Justo lo que yo digo!

Solamente los que hayan recibido el Espíritu Santo, tendrán fe que da fruto de buenas obras.

Tanto da que alguien diga que tiene fe, tanto da que alguien asegure que está lleno del Espíritu Santo, si no hace la sobras que Dios quiere (servir a los demás, anteponer las necesidades ajenas a las propias, apartarse de los deseos del mundo, deseos de poder, política, reconocimiento, sexo, etc..), si no hace estas obras, evidencia que su fe... está muerta, es decir: No viene de Dios.

La evidencia de alguien lleno del Espíritu Santo es una vida regenerada andando como Jesús anduvo.

Es difícil?

Es imposible para quien no haya recibido el Espíritu Santo de Dios.

Dios te bendiga!

Renton dijo...

Emilio:
Doctrina protestante: Dios me agarra y me saca del agujero. Yo no hago nada.

Esta es una de las grandes mentiras de la iglesia católica.

Doctrina protestante: Yo estoy espiritualmente muerto, me encanta la vida de pecado que llevo haciendo lo que me da la gana y ni loco voy a dejar de hacerlo aunque delante de los demás -para ser bien visto- haré el papel de piadoso.

Estoy muerto y mi destino natural es sufrir el juicio de Dios por mis maldades.

Pero Dios...

Pero Dios, que es rico en Misericordia, me regenera, me da el don de la fe que me justifica, lo cual significa que se me perdonan los pecados porque Jesús recibió el castigo que Yo merecía, y no solo eso, me imputó su justicia, la vida perfecta sin pecado que él y solo él pudo -en el poder del Espíritu- vivir.

Yo recibo por Gracia el Espíritu Santo que me sella para Salvación, y por influjo de él, mi mente es la de Cristo.

He sido redimido y soy nueva criatura, cuya nueva naturaleza le lleva a luchar diariamente con su pecado y a hacer buenas obras procurando dar todo el mérito por ellas a Dios.

Mi interés es hacer la Voluntad de Dios, la cual es ahora la mía.

Doy fruto y daré fruto y mediante el Espíritu Santo de Dios, moldearé mi carácter a lo largo de mi vida a imagen de Jesús.

Porque a eso he sido llamado, a recibir la Gracia de la vida eterna, y tanto me da lo que diga aquel que dice hablar en nombre de Dios, aquel que asegura estar lleno del Espíritu Santo porque siu vida, sus deseos mundanos, sus preocupaciones mundanas las cuales son las mismas que las de las personas no creyentes, su vida, decía, evidencia que sus intereses no son los de Dios, evidencia que jamás ha recibido el Espíritu Santo pues ni su pensar ni su obrar, son los de Dios.

Y todo ello es por Gracia, toda la Gloria de mi Salvación es de Dios el cual me ha hecho siervo de la justicia.

Que Dios te bendiga!

:]

Emilio Alegre dijo...

Renton, hombre, no sólo no haces un mínimo esfuerzo por entender lo que se dice, sino que lo tergiversas continuamente. ¿Acaso he dicho yo -ni mucho menos la Iglesia- que los protestantes no obren? Estábamos hablando de la justificación, hombre, de lo que hace el hombre para salir del agujero. En ese sentido he puesto este ejemplo:

Doctrina católica (sobre la justificación): Dios tiende la mano al hombre y el hombre la ase porque Dios también le ayuda asirla, para salir del agujero.

Doctrina protestante (sobre la justificación!): Dios agarra al hombre y le saca del agujero sin que este tenga que hacer nada (¡lo que no quiere decir que, una vez fuera, no haga obras buenas!).

Doctrina pelagiana: Dios llama al hombre, que sale del agujero por sus propias fuerzas.

Doctrina semipelagiana: Dios tiende la mano al hombre, que la ase por sí solo.

Doctrina atea: No hay nadie que nos saque de este agujero. Así que vamos a apañárnoslas nosotros mismos lo mejor que podamos.

Doctrina agnóstica negativa: Como no sé si existe un Dios dispuesto a sacarme de aquí, mejor no hago nada para no equivocarme y me las apaño aquí como pueda.

Doctrina agnóstica positiva: No sé si habrá un Dios dispuesto a sacarme de aquí, por si acaso, voy a alargarle la mano.

Doctrina New Age: ¿Por qué dicen que estos es un agujero? ¡Si es todo muy bonito...!

Doctrina del mal ladrón: Si Dios es verdadero y es tan bueno, que me saque de aquí.

En realidad, en el episodio del buen ladrón y el mal ladrón está también presente la enseñanza de la justificación. Creo que tú has hecho como el buen ladrón, Renton. Si hubieras actuado como el mal ladrón no estarías como estás.

Renton dijo...

Emilio:
Doctrina católica (sobre la justificación): Dios tiende la mano al hombre y el hombre la ase porque Dios también le ayuda asirla, para salir del agujero..

Si es tal como dices, debemos hacernos una pregunta fundamental.

Por qué miente entonces la Biblia contínuamente al decirnos una y otra vez que somos salvos por Gracia, que somos justificados por Gracia, que ninguna obra humana nos puede hacer más salvos o más justos a ojos de Dios porque es la justicia de Jesús la que se le imputa al creyente porque él redimió a su Iglesia, a su pueblo para siempre mediante su sacrificio en la cruz el cual fue el último sacrificio válido por los pecados del hombre y por tanto suficiente para conseguir dicha redención

Cuando tengas el valor suficiente para responder esto entenderás muchas cosas.

Que Dios te bendiga!

Emilio Alegre dijo...

Pues eso precisamente es lo que responde San Agustín, Renton. Él dice que es una aparente contradicción, pero que no es tal, y va citando, tanto en esta obra De Gratia como en su libro De Fide et Operibus, los diversos pasajes de las Escrituras en que se dice, en unos, que somos justificados por la Gracia, en otros, que sin obras buenas no podemos salvarnos. Él se pregunta ¿cuáles mienten, unos o los otros? Y su conclusión es que la disyuntiva gracia u obras es una falsa disyuntiva, porque las obras también son fruto de la gracia. Tanto la fe como las obras son fruto de la gracia, pero esa gracia es acogida por el libre albedrío del hombre. Y a su vez, esa acogida libre también está posibilitada y movida por la gracia. Por eso decimos: "¡todo es gracia!"

Creo que la clave está en el libre albedrío, Renton. San Agustín también trata el tema y dice que el libre albedrío es revelación que se constata en la Escritura. El libre albedrío es necesario no sólo para obrar, sino también para acoger la fe, para no rechazarla. Pero a su vez, ese libre albedrío está posibilitado y movido por la gracia (lo contrario es el semipelagianismo).

Lo que pasa es que hablar de esto es complicado y muchas veces nos malinterpretamos. Voy a tratar de resumir la enseñanza de San Agustín, que comparto plenamente:

El hombre está sumido en el pecado. Dios le mueve a le fe y él puede aceptarla o rechazarla; si la acepta, está justificado. Aceptar la fe no es sólo creer, sino aceptar con una fe viva, informada por la caridad (esto es, dispuesta a obrar, que significa dispuesta a rechazar el pecado y moverse hacia el bien). Sé que esto también tú lo aceptas.

Así, el que tiene esa fe viva informada por la caridad, aunque todas sus obras anteriores sean malas, está justificado. ¿Estoy diciendo que está justificado a pesar de que aún no tenga obras? Sí, lo estoy diciendo, y lo dice San Agustín en "De Fide et Operibus". Ahora, después, las obras sucederán a la fe y a la justificación. (Me doy cuenta de lo que estoy diciendo, Renton, no creas que me equivoco). Y si no es así, si las obras en un determinado momento dejan de existir, y el hombre cae en el pecado, de forma que aunque conserve cierta "fe", se trata de una fe muerta, abandonada de la caridad, entonces el hombre ya no está justificado, tiene una fe que ha muerto y no puede salvarse. Ha rechazado libremente a Dios, y él mismo se ha condenado. En este estado, es imposible que se salve, aunque en su día estuviera justificado por una fe viva: él mismo la ha rechazado, ha preferido a los ídolos sobre el Dios vivo. No obstante, mientras viva, Dios intentará que vuelva a su fe viva e informada por la caridad.

Un abrazo en Cristo

Emilio Alegre dijo...

Rentom, hay otra cosa que nos hace malinterpretarnos. Hay dos aspectos distintos que estamos confundiendo:

- Una cosa es que el obre "asa la mano de Dios" movido por Él, en el asentimiento de la fe.

- Otra cosa distinta es que, una vez justificado por su ve viva informada por la caridad, obre y preservere en consecuencia para no rechazar la gracia y mantenerse en la justificación que da la salvación eterna. Esto también lo hace con su libre albedrío, también posibilitado y movido por la gracia.

Emilio Alegre dijo...

Hay una errata en la entrada anterior. Quise decir:

- Una cosa es que el HOMBRE "asa la mano de Dios" movido por Él, en el asentimiento de la fe.

- Otra cosa distinta es que, una vez justificado por su FE viva informada por la caridad, obre y perservere en consecuencia para no rechazar la gracia y mantenerse en la justificación que da la salvación eterna. Esto también lo hace con su libre albedrío, también posibilitado y movido por la gracia.

Así se entienden todos los pasajes de la Escritura, tanto los que dicen que somos justificados por la fe, como los que dicen que somos justificados por gracia, como los que dicen que no podemos salvarnos sin obras. Todo esto se dice en la Escritura, y todo es verdad.

Renton dijo...

Emilio:
Y su conclusión es que la disyuntiva gracia u obras es una falsa disyuntiva, porque las obras también son fruto de la gracia.

Por supuesto, eso es lo que nos dice Dios en Su Palabra.

Ahora bien, una vez llegados a este punto debes preguntarte por qué el catecismo católico dice lo contrario?

Bajo la moción del Espíritu Santo y de la caridad, podemos después merecer en favor nuestro y de los demás Gracias útiles para nuestra santificación, para el crecimiento de la Gracia y de la caridad, y para la obtención de la vida eterna.

Entiendes por qué digo que el catecismo contradice contínuamente la Palabra de Dios?

La Vida Eterna es por Gracia, porque -y citando a San Agustín- O es que quizá no llama Gracia el Apóstol a la vida eterna?
Es más: tan claramente lo dice, que es de todo punto innegable.


No hermano, el catecismo católico lo niega.

Según dicho catecismo, uno -gracias al Espíritu Santo- puede mediante su obrar, hacer lo necesario para merecer en favor suyo Gracias útiles para para la obtención de la vida eterna.

A quién debemos creer, a Dios o a aquellos que afirman hablar en Nombre de Dios pero le contradicen?

:|

Renton dijo...

Emilio:
si las obras en un determinado momento dejan de existir, y el hombre cae en el pecado, de forma que aunque conserve cierta "fe", se trata de una fe muerta, abandonada de la caridad, entonces el hombre ya no está justificado, tiene una fe que ha muerto y no puede salvarse. Ha rechazado libremente a Dios, y él mismo se ha condenado

No Emilio, nadie que haya recibido el Espíritu Santo puede rechazarlo puesto que este es el sello de Dios para Salvación.

13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

14 que es la garantía de nuestra herencia

Efesios 1:13

La garantía, el sello de Dios.

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.
Efesios 4:30

Quien haya recibido el Espíritu Santo, experimentará el proceso de Santificación, el moldeado del carácter de Cristo en el creyente:

6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;
Filipenses 1

Por eso Pablo nos dice en Romanos 8:9 que el que no tenga el Espíritu de Cristo, no es de Cristo.

Y por eso Juan nos dice en su 1ª epístola que,

Salieron de nosotros, porque no eran de nosotros; porque si fueran de nosotros, hubieran permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que todos no son de nosotros.

Si alguien ha abandonado la fe, no es porque él la haya rechazado... es porque simple y llanamente, porque no había nacido de Dios, es decir, no había recibido el Espíritu Santo porque NUNCA había sido de Dios.

Recuerdas la parábola del sembrador.

Hay algunos que están en la fe un tiempo, pero tarde o temprano, apartan su mirada de Dios y o bien pretenden que son cristianos viviendo una vida hipócrita, o abandonan su primera pretensión.

Por tanto, no Emilio, nadie puede rechazar una Gracia de Dios porque el que recibe el Espíritu Santo, es sellado para Salvación.

Entender esto es duro para los católicos porque entienden que el dogma milagroso de los sacramentos, son contradichos por Dios mismo.

Dios te bendiga!

:]

Renton dijo...

Emilio:
No obstante, mientras viva, Dios intentará que vuelva a su fe viva e informada por la caridad.

El catolicismo diviniza al hombre y humaniza a Dios.

Dios no es un viejecito que se pasa la eternidad llorando porque sus nietitos no le quieren.

Dios es Soberano, y por pura Gracia, sin que nadie haya hecho o pueda hacer nunca nada para merecerlo, concede vida eterna a unos pocos, a Su Iglesia, a Su pueblo, a Sus escogidos.

Eso dice la Biblia, si lo crees bienvenido a la familia de Dios, abandona la vda absurda de espaldas a Dios y vive por y para Dios haciendo buenas obras y predicando Su Palabra.

Si no, sigue con tus doctrinas de hombres y no te extrañes si éstas no te dan vida eterna.

Dios te bendiga!

Renton dijo...

Emilio:
Otra cosa distinta es que, una vez justificado por su FE viva informada por la caridad, obre y perservere en consecuencia para no rechazar la gracia y mantenerse en la justificación que da la salvación eterna. Esto también lo hace con su libre albedrío, también posibilitado y movido por la gracia.

Tampoco.
No has leído?

Porque es Dios el que produce en vosotros tanto el hacer como el querer por Su buena Voluntad
Filipenses 2:13

Despierta de una vez Emilio, el hombre antes de ser regenerado está espiritualmente muerto, no recuerdas a Jesús diciendo:

Deja que los muertos entierren a sus muertos y tú ve y anuncia el reino de Dios...

El hombre tiene tanta libertad para renacer a Dios como Lázaro la tuvo al resucitarse.

Te imaginas a alguien diciendo "Pero Lázaro aceptó ser resucitado"...?

Muerto Emilio, Dios nos lo está diciendo una y otra vez, el hombre o es esclavo de su pecado, o es siervo de Dios.

Una vez el hombre es regenerado, recibe la mente de Cristo de la que nos hablaba Pablo y por tanto, por su propia voluntad, accede por puro amor, a obedecer la Voluntad de Dios.

Esa es la solución a la aparente contradicción entre Predestinación y Libre Albedrío, que Dios causa en el hombre tanto el querer como el hacer para que éste pueda dar fruto y servir a la justicia, avanzar en su santificación y ser semejante a Cristo en su muerte.

Que Dios te bendiga!

:]

Longinos dijo...

Sí, es una cita muy bien traída, Dios causa tanto el querer como el hacer.

Pero al decir eso,m estamos diciendo dos cosas:

- Que Dios causa el querer del hombre
- Que el hombre quiere

Porque una marionata no quiere, a una marioneta simplemente la dirigen. Nadie diría que una marioneta "quiere" moverse. Pero el hombre sí quiere moverse, y ahí se encuentra la voluntad de Dios con la voluntad libre del hombre. Sólo así se entiende real y totalmente ese versículo. Eso es lo que nos enseña San Agustín cuando dice continuamente y de varias formas que la gracia antecede y el hombre responde.

Según esta doctrina, el problema de la Predestinacion y el Libre Albedrío (¡otra paradoja!) se soluciona de esta manera: Dios es Omniscente, y Él, en su Predestinación, incluye la respuesta libre del hombre, posibilitada y movida por su gracia. Así, Él predestina a los que acogerán libremente su gracia.

Un abrazo en Cristo

Renton dijo...

Emilio:
Porque una marionata no quiere, a una marioneta simplemente la dirigen. Nadie diría que una marioneta "quiere" moverse.

Totalmente de acuerdo.

Dios nos faculta para amar lo que Él ama y aborrecer lo que Él aborrece, no obstante, el Espíritu está dispuesto más la carne es débil.

La santificación es un proceso largo en el que el Espíritu debe luchar contra la naturaleza humana, y en dicho proceso, el hombre sí juega un papel y es responsable de su hacer.

Todos están llamados a hacer buenas obras, pero no todos emplearán del mismo modo las herramientas que Dios ha dispuesto para ellos.

Emilio:
Pero el hombre sí quiere moverse, y ahí se encuentra la voluntad de Dios con la voluntad libre del hombre.

No hijo mío, no encontrarás ni un solo versículo neotestamentario en el que se diga que el hombre es libre...

Una de dos, o está tan caido que no es capaz de hacer la voluntad de Dios (Israel es un ejemplo clamoroso...) o ha sido redimido y ahora su voluntad es hacer la de Dios y es incapaz de practicar el pecado (no confundas fallar y pecar ocasionalmente con vivir contínuamente en pecado...).

Emilio:
es lo que nos enseña San Agustín cuando dice continuamente y de varias formas que la gracia antecede y el hombre responde.

No Emilio, la Gracia de Dios es irrevocable.

29 Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.
Romanos 11

Irrevocable, quién crees que es más fuerte, el hombre o Dios?

Recuerda Romanos 8:30,

30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó

Los predestinados, son los llamados... por eso el llamamiento es irrevocable, porque han sido predestinados por Dios.

Por eso las Gracias de Dios son irrevocables, porque son necesarias para alcanzar la Salvación.

Dios no es un fracasado, Dios ha decidido dar por pura Misericordia, vida eterna a unos pocos que jamás habrían hecho nada para merecer dicha Gracia.

Y lo que Dios determina, eso Es.

Emilio:
Dios es Omniscente, y Él, en su Predestinación, incluye la respuesta libre del hombre, posibilitada y movida por su gracia. Así, Él predestina a los que acogerán libremente su gracia.

Terrible contradicción...

Si Dios da vida eterna a los que han respondido a Su Gracia, Dios está premiando a unos sobre otros por lo que ellos han hecho.

Pero no, todos aquellos que forman la Iglesia de Dios, son salvos por gracia, no por obras, para que nadie se gloríe.

Emilio, has leído todo el libro de Romanos?

Tengo miedo de revelarte algo de Dios que lo asimiles mal y pueda hacerte daño.

Dios te bendiga!

:]

ortodoxo dijo...

"No Emilio, nadie que haya recibido el Espíritu Santo puede rechazarlo puesto que este es el sello de Dios para Salvación."

Pero existe el PECADO. Lo vemos todos los días.
Eso quiere decir que tú, Rentón, que has recibido el espíritu,. jamás podrás pecar y consiguientemente rechazar la Gracia? Tú nunca más vas a cometer un pecado?

Mira lo que dice el Señor: estad vigilantes, para no caer en la tentación...

No nos dejes caer en la tentación....

ortodoxo dijo...

Se te ve venir. El siguiente paso será decir que sólo los calvinistas se salvan, porque solo los calvinistas tienen fe, y por mucho que pequen esta sellados para la salvación

ortodoxo dijo...

Leyendo tu visión de las obras, comprendo por qué una amiga, calvinista apasionada, se exculpa a sí misma de toda falta siempre que hace algo mal (y rematadamente mal) y culpa siempre al demonio. Ahora comprendo por qué esta buena mujer culpa al maligno de todo, y ella siempre queda justificada. Ella nunca peca, sólo es el demonio que la influyó.....

ortodoxo dijo...

Mi amiga calvinista, hace ya veinte años, me dijo una día que mi buena madre, que era la persona más buena, servicial y amable que conozco, iba a ir al infierno porque no era calvinista, es decir, predestinada. Mi amiga calvinista se salvará seguro, pese a los pecados gordísimos que comete (por ejemplo divorciarse o usar anticonceptivos) pero mi buena madre iba al infierno fijo! Pero todo era culpa del demonio. Ella estaba justificada.

ortodoxo dijo...

Y yo te pregunto: si un predestinado calvinista toma la píldora abortiva, se divorcia y comete otros pecados mortales (como el sexo fuera del matrimonio, por ejemplo) y no se arrepiente, ¿aún así se salva? Acláramelo, por favor.

ortodoxo dijo...

incapaz de practicar el pecado (no confundas fallar y pecar ocasionalmente con vivir contínuamente en pecado...)"

Terrible que se le quite importancia al pecado. ¿Se puede según tú, entonces, pecar ocasionalmente, que no pasa nada? No, el pecado es un acto PUNTUAL de rechazo de Dios. Menospreciar la gravedad del pecado puntual es menospreciar la importancia del pecado como ofensa a Dios. ¿Acaso la importancia de una ofensa a Dios no es grave, por ser puntual y en una ocasión concreta? la vida está hecha de ocasiones, de suma de actos puntuales. Ahora resulta que pecar puntualmente no tiene importancia. Así cualquiera es perfecto!!

Resulta que Dios dice que seamos perfectos. Pero podemos ser perfectos pecando ocasionalmente y fallándole a Cristo, que no pasa nada... Es una visión un poco cómoda y light de la perfección, ¿no crees?
Sin la tensión de no pecar JAMÁS, ¿en qué queda la vida espiritual? En un estado comodón y aburguesado de tranquilidad: puedo fallar, puedo pecar ocasionalmente, mientras no sea un perdido, no pasa nada....Así cualquiera.

ortodoxo dijo...

Ahora lo entiendo: los predestinados estáis ya salvados para siempre. Podéis pecar ocasionalmente, fallar ocasionalmente a Cristo...no pasa nada, porque estáis predestinado. Fallar o no a Cristo de vez en cuando es una bagatela.

Pero esa gente que hay en el mundo que intenta no fallar jamás, ni ofender a Dios jamás, y que se desvive por hacer el bien a mayor gloria de Dios...esa gente se condena, porque no es predestinado y no tiene fe, aunque prefiera morir antes que fallar ocasionalmente a Cristo...

Muy razonable.

ortodoxo dijo...

Siguiente esa idea, si un predestinado aborta, no pasa nada, se salva, porque no vive continuamente en pecado, ha sido sólo un fallo ocasional, el único. O sea, que si es una vez, o de vez en cuando, pero no continuamente, se puede pecar. ¿Es así? te salvas...total, por un fallo ocasional....

ortodoxo dijo...

El padre Nuestro,. ¿qué pide? No nos dejes caer en la tentación. Es decir, ayúdanos a no pecar.
Pero he aquí que puedes caer, siempre y cuando sea ocasionalmente y de vez en cuando, en la tentación, y pecar. Da igual. Estás salvado. Es una pena si pecas. pero en el fondo es lo mismo. Porque estás salvado.

Pero el Señor dice: si quieres salvarte, cumple los mandamientos.

¿Hay que cumplir los mandamientos, o se puede ocasionalmente dejar de cumplirlos y luego volverlos a cumplir?

Un predestinado calvinista sellado para salvación, ¿DEBE cumplir los mandamientos? O si no los cumple de vez en cuando, en casos puntuales, no pasa nada? ¿El Señor se refiere a que debemos cumplir los mandamientos casi siempre, muchas veces, o siempre?

"No hijo mío, no encontrarás ni un solo versículo neotestamentario en el que se diga que el hombre es libre..."
Yo no sé tú, pero yo sí soy libre para hacer el bien o el mal.

"Dios ha decidido dar por pura Misericordia, vida eterna a unos pocos que jamás habrían hecho nada para merecer dicha Gracia."

¿A unos pocos? Claro, a los calvinistas que como dices "no han hecho nada", porque ya están salvos. Dios salva a los que no hacen nada, y a los que hacen el bien los condena porque no son calvinistas.

¡No nos tomes el pelo!

Renton dijo...

Orto:
Eso quiere decir que tú, Rentón, que has recibido el espíritu,. jamás podrás pecar y consiguientemente rechazar la Gracia? Tú nunca más vas a cometer un pecado?

No Orto, nadie está defendiendo ese disparate.

Lo que Dios nos dice contínuamente en la Biblia es que aquel que haya recibido el Espíritu Santo experimentará a lo largo de toda su vida el proceso de santificación: el moldeado del carácter a imagen de Jesús.

La Salvación es trinitaria: el Padre llama, el Hijo redime y el Espíirtu Santo santifica.

Toda la vida vida del creyente será -con los medios que da el Espíritu Santo- una lucha incruenta contra su pecado.

Esa es una de las cosas que distingue a los que son de Dios con los que no son de Dios: que mientras los primeros luchan diariamente contra su pecado, los segndos no tienen problema alguno en vivir con él.

La Iglesia de Dios caerá una y otra vez en el pecado, pero siempre avanzará hacia adelante en santidad.

Sellados Orto, sellados para Salvación, porque el Espíritu Santo es la garantía de Dios de que el creyente avanzará en santidad y será -al final de sus días- imagen de Jesús.

Que Dios te bendiga!

:D

ortodoxo dijo...

me temo que tienes un lío tremendo y todo bien requeteconfundido. Obras sí pero no, pecado no pero sí...

No convence nada.

Renton dijo...

Orto:
Se te ve venir. El siguiente paso será decir que sólo los calvinistas se salvan

Nunca leerás a ningún calvinista decir esa idiotez.

Nunca.

Los que se salvan no son aquellos que pertenecen a una iglesia, una nación o una raza.

Los que son de Dios no nacen de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios (Juan 1:13).

No hay nada que el hombre pueda hacer para ser salvo porque la Salvación no depende del hombre sino de la Misericordia de Dios.

Entiende esto: el Calvinismo es un método exegético consistente en no rechazar las verdades bíblicas y en no crear tradición alguna que contradiga la Palabra de Dios.

Dios te bendiga!

ortodoxo dijo...

nadie está sellado para la salvación, porque puede pecar, y rechazar la Gracia.
Velad, estad vigilantes, cumplid los mandamientos, no nos dejes caer en tentación... ¿te suena?

Renton dijo...

Orto:
Ella nunca peca, sólo es el demonio que la influyó.....

Entonces es una hipócrita y una ignorante de lo que dice la Palabra:

18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios (se refiere a Jesús) lo guarda y el maligno no lo toca.
1 Juan 5

Dile a tu amiga que me escriba y le explicaré por qué ella es responsable de su maldad.

Dios te bendiga!

Renton dijo...

Orto:
Mi amiga calvinista, hace ya veinte años, me dijo una día que mi buena madre, que era la persona más buena, servicial y amable que conozco, iba a ir al infierno porque no era calvinista, es decir, predestinada. Mi amiga calvinista se salvará seguro, pese a los pecados gordísimos que comete

Tu amiga es -con perdón- bastante ignorante.

Nunca oirás a ningún calvinista defender que uno es salvo por ser calvinista.

Defender eso contradice lo que la Biblia dice.

6 Todo aquel que permanece en él, no peca. Todo aquel que peca, no lo ha visto ni lo ha conocido.
[...]
9 Todo aquel que es nacido de Dios no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

1 Juan 3

Crees que dentro del calvinismo no hay hipócritas?

Por supuesto que sí, la naturaleza humana es la que es...

Dios te bendiga!

:]

Renton dijo...

Orto:
si un predestinado calvinista toma la píldora abortiva, se divorcia y comete otros pecados mortales (como el sexo fuera del matrimonio, por ejemplo) y no se arrepiente, ¿aún así se salva?

Orto, no entiendes qué es ser predestinado.

En la predestinación, el hombre no juega papel alguno.

Yo puedo pasarme la vida diciendo que soy de Dios, que tengo fe... pero si no he recibido el Espíritu Santo, no soy de Dios y tarde o temprano haré lo que mi naturaleza me obliga a hacer: practicar el pecado.

Nunca aquel en quien Dios haya puesto Su Espíritu hará tales cosas porque una de los trabajos del Espíritu Santo es hacer que el fiel avance en santidad.

Esa es una de las evidencias de quien es nacido de Dios prque nadie sabe en realidad quién es de Dios, ya sabes, el viento sopla por donde quiere y le oyes silbar, mas no sabes de dónde viene ni a dónde va, así es todo el que es nacido del Espíritu.

Dios te bendiga!

Renton dijo...

Orto:
¿Se puede según tú, entonces, pecar ocasionalmente, que no pasa nada?

Quien cree que porque peca un poquito no pasa nada, demuestra que no es de Dios poirque una de las evidencias de ser de Dios es el hecho de aborrecer el pecado.

Orto:
Ahora resulta que pecar puntualmente no tiene importancia. Así cualquiera es perfecto!!

No pongas en mi boca cosas que no he dicho ni hagas el troll.

Orto:
Sin la tensión de no pecar JAMÁS, ¿en qué queda la vida espiritual?

Solamente alguien que desconoce las Escrituyras podría llegar a esa conclusión...

Se lo dije a Emilio, las estructuras de las epístolas de Pablo suele ser esta: primero demuestra la incapacidad humana para ser salvo y condena a toda la humanida bajo pecado; después predica la redención de los santos de Dios por el sacrificio de Jesús; y por último advierte sobre el hecho de tomar la Gracia de Dios como una licencia para pecar, observa:

¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?

2 ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

[...]

12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus apetitos;

13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

14 El pecado no se enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la Ley, sino bajo la Gracia.

15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos porque no estamos bajo la Ley, sino bajo la Gracia? ¡De ninguna manera!


Esto lo desarrolla más a lo largo de los capítulos 6º y 7º.

Pablo sabe cómo es el ser humano, sabe perfectamente cuál sería la reacción de aquellos que no son de Dios: carta blanca para hacer lo que a uno le da la gana, no recuerdas la 1º epístola a los corintios?

Lee la Biblia, ahí está la Voluntad de Dios!

Dios te bendiga!

:]

Renton dijo...

Orto:
Pero el Señor dice: si quieres salvarte, cumple los mandamientos.

No sé por qué pero siempre me sorprende el desconocimiento bíblico de los católicos...

Cómo sigue la escena?

16 Entonces se acercó uno y le dijo:

--Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?

17 Él le dijo:

--¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino uno: Dios. Pero si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.

18 Le preguntó:

--¿Cuáles?

Y Jesús le contestó:

--No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio.

19 Honra a tu padre y a tu madre. Y amarás a tu prójimo como a ti mismo.

20 El joven le dijo:

--Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta?

21 Jesús le dijo:

--Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.

22 Al oir el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.


Me admira que se aluda al cumplimiento de los mandamientos como fórmula matemática para ser salvo ignorando versículos tales como,

sin embargo, sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino mediante la fe en Cristo Jesús, también nosotros hemos creído en Cristo Jesús, para que seamos justificados por la fe en Cristo, y no por las obras de la ley; puesto que por las obras de la ley nadie será justificado.
Gálatas 2:16

No recuerdas otra escena parecida a la que citas?

--¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?

29 Respondió Jesús y les dijo:

--Esta es la obra de Dios, que creáis en aquel que él ha enviado.


Solo creyendo en Jesús se nos puede imputar su justicia, su vida sin pecado.

Tanto da lo mucho que procures no pecar jamás, tarde o temprano lo harás y barrarás tu paso a la vida eterna pues ninguna ninguna alma impura puede estar en comunión con Dios.

Es necesario estar posicionalmente EN Cristo para ser salvo porque solo así se nos perdonan los pecados y recibimos la justicia de Jesús.

Dios te bendiga!

:]

Renton dijo...

Orto:
nadie está sellado para la salvación, porque puede pecar, y rechazar la Gracia.

A quién debo creer, a Dios o a ti?

13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

14 que es la garantía de nuestra herencia

Efesios 1:13

La garantía, el sello de Dios.

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.
Efesios 4:30

Dios te bendiga!

:]

Renton dijo...

Y es terriblemente hipócrita que el catolicismo afirme que para ser salvo hay que guardar los mandamientos de Dios cuando vulneran abiertamente el 2º mandamiento...

No te harás una imagen tallada ni ninguna semejanza de aquello que está arriba en los cielos ni abajo en la tierra ni en el agua debajo de la tierra.
No te postrarás ante ellos ni los adorarás, pues Yo soy Dios...


Dios te bendiga!

:]

Emilio Alegre dijo...

Renton, no te entiendo cuando dices que no hay nada en el Nuevo Testamento que nos diga que el hombre es libre. ¡Si no hay un versículo donde no se diga...! En toda la Escritura se da por sentada la libertad del hombre, cuando se nos manda, se nos exorta, se nos advierte...

Dice San Agustín en su tratado sobre la gracia:

"¿Qué significa el que Dios mande tan repetidas veces guardar y cumplir todos sus preceptos? ¿A qué manda, si no hay libertad? ¿Por qué es bienaventurado aquel de quien el Salmo dice sino que en la ley de Jehová está su delicia? ¿Por ventura no aparece manifiesto que el hombre permanece en la ley de Dios por propia voluntad? Y luego hay muchos mandatos que en cierto modo, pero expresamente, a la voluntad convienen, como No seas vencido de lo malo, y otros semejantes, cuales son: No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, y No desprecies la dirección de tu madre, y No seas sabio en tu propia opinión, y No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, y Guarda la ley y el consejo, y No te niegues a hacer el bien a quien es debido, y No intentes mal contra tu prójimo, y está atento a mi sabiduría, y a mi inteligencia inclina tu oído, para que guardes consejo, y tus labios conserven la ciencia. Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, y no escogieron el temor de Jehová, ni quisieron mi consejo, y menospreciaron toda reprensión mía, y otros innumerables que en los antiguos libros de la palabra divina, ¿qué otra cosa prueban sino el libre albedrío de la humana voluntad? Y también en los libros nuevos, así evangélicos como apostólicos, ¿qué se manifiesta donde se dice: No os hagáis tesoros en la tierra, y No temáis a los que matan el cuerpo, y Si alguno quiere venir en pos de mí niéguese a sí mismo, y lo que dice el apóstol Pablo: haga lo que quiera, no peca, que se case. Pero el que está firme en su corazón, sin tener necesidad, sino que es dueño de su propia voluntad, y ha resuelto en su corazón guardar a su hija virgen, bien hace. ? Y también: Si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; y en otro lugar: velad debidamente y no pequéis; y también: Ahora, pues, llevad a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis. Y dirigiéndose a Timoteo, dice: porque cuando son impulsadas por sus deseos, se rebelan contra Cristo y quieren casarse. ; y en otro lugar: Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; y al mismo Timoteo: No descuides el don que hay en ti. Y a Filemón: para que tu favor no fuese como de necesidad, sino voluntario. Y a los siervos también les advierte que a sus amos sirvan de buena voluntad. Y el apóstol Santiago: Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas y No murmuréis los unos de los otros. También San Juan en su Carta: No améis al mundo, y las demás expresiones de esta especie. Es decir, que cuando en los mandatos divinos «No hagas esto o aquello» o se exige la obra de la voluntad para hacer u omitir algo, bien se prueba la existencia del libre albedrío. Nadie, por consiguiente, haga a Dios responsable cuando peca, sino cúlpese a sí mismo. Ni tampoco, cuando bien obra, juzgue el obrar ajeno a su propia voluntad, porque si libremente obra, entonces existe la obra buena, entonces hay que esperar el premio de aquel de quien está escrito: Quien pagará a cada uno conforme a sus obras".

Longinos dijo...

Pero además, no entiendo que niegues la libertad humana por tu actitud, porque nos tratas lógicamente como a hombres libres, exortándonos y hasta enojándote con nosotros. Si no somos libres, ¿para qué todo esto?

Si no somos libres, ¿para qué los mandamientos?

Pero sobre todo: si no somos libres, ¿cómo podemos amar?

No conozco a nadie que actúe como si el hombre no fuera libre. Muchos lo dicen, pero todo el mundo se enfada si le pegan un sopapo. ¿Por qué? Porque estima que el que se lo ha dado actúa libremente. Sin embargo, si uno se tropieza con una silla, no se enfada con la silla, a menos que sea idiota. Porque la silla no es libre. Es inhumano vivir como si los demás no fueran libres, ¡nadie lo hace!

Sí, es verdad que humanizamos a Dios y divinizamos al hombre, Renton. Es que Dios es Hombre, es que incluso antes de eso, estamos hechos a su imagen, y es que el hombre está llamado a ser divinizado por la gracia, está llamado a entrar en comunión con la Trinidad por medio de Cristo, el Verbo encarnado. Eso es lo que significa el icono de Ruvlev, con una lado de la mesa trinitaria abierto a la participación del hombre por el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Un cordial saludo

Renton dijo...

Emilio:
Renton, no te entiendo cuando dices que no hay nada en el Nuevo Testamento que nos diga que el hombre es libre. ¡Si no hay un versículo donde no se diga...!

Entonces no creo que tengas problema alguno en encontrar algún versículo.

Mira Emilio, no confundas tener Libre Albedrío con ser Libre.

Solo Dios es Libre.

Déjame explicar qué significa esto.
Libre Albedrío significa que el ser humano es libre para hacer todo aquello que él desea.

Por tanto, el hombre tiene libre albedrío... pero sin la intervención de Dios, el hombre es esclavo del pecado, es decir, no hay ser humano en el mundo cuya principal preocupación no sea sus propios intereses y que deje de hacer aquello que le viene en gana y anteponga la Voluntad de un ser que ni ve, ni oye, ni palpa y en cuya existencia no cree.

Es un ateo fascista o comunista libre de hacer lo que desea?

Por supuesto, pero dicho ateo jamás devolverá bien por mal cuando su cuerpo le pide dar mal, mal y más mal por cada perjuicio recibido.

Sin regeneración, el hombre es esclavo de su voluntad, es decir, está limitado a un campo pequeñísimo.

Cuando Dios le arranca al hombre su cortazón de piedra y pone en su lugar uno de carne, le da ojos para ver y oidos para oir.

Le libera de sí mismo y le faculta para dar fruto verdadero pues está sujeto a una Vid Verdadera.

Una vez regenerado el hombre tiene una preocupación prioritaria: hacer la Voluntad de Dios la cual es -poco a poco y Espíritu Santo mediante- la suya.

Ahora el hombre es siervo de Dios y aunque quisiera, no podría practicar el pecado.

Antes de ser regenerado, en mi adolescencia yo tenía una pornocoteca como tantos otros adolescentes.

No era adicto pero hey, cada vez que me apetecía ahí tenía deceneas de cds llenos de peliculas porno.

Pero cuando recibí el don de la fe, recuerdo que no podía ver porno, en serio, literalmente no podía.

El día que cobré conciencia de que me había pasado algo fue el día que de una manera natural, tiré todos los cds y borré todo el asco de la pornografía que estaba en los archivos de mi pc.

Soy tentado cada día por esto y aquello, y caigo en esto y aquello, pero ni loco soy capaz de practicar algo que va en contra de la Voluntad de Dios.

Yo no soy quien soy porque tenga mucha fuerza de voluntad o tenga conciencia social; soy quin soy gracias a Dios, porque el Señor me salvó de mí mismo y me ha concedido la gracia del arrepentimiento que lleva a vida eterna.

Por tanto, el ser humano tiene Libre Albedrío, pero conviene no confundir eso con ser Libre.

Renton dijo...

Emilio:
no entiendo que niegues la libertad humana por tu actitud, porque nos tratas lógicamente como a hombres libres, exortándonos y hasta enojándote con nosotros. Si no somos libres, ¿para qué todo esto?

Me irrita que se mienta en las cosas de Dios a exprofeso.

Y lo vuelvo a repetir, no eres libre pero eres responsable del mal que hagas.

Te repito lo que te he escrito antes:
"Eres responsable de la maldad que hagas.

La Salvación, la vida eterna es para aquellos que Dios ha predestinado.

Estos serán juzgados en atención a los méritos de Jesús.

Pero el resto, serán juzgados en relación al mal que hayan hecho.

Si tú te das cuenta de que la Iglesia de Dios es salva por Gracia porque Dios en Su Palabra lo repite una y otra vez, y pese a ello, mientes por intereses sectareos sobre la Voluntad de Dios.
Serás juzgado más severamente que la monja que cree por ignoracia que debe obrar para acumular méritos y alcanzar la vida eterna.

Tú sabes, ella no.

Tú eres responsable de ignorar el mandato de Dios de tomar vino en cada celebración de la Santa Cena, un feligrés ocasional no.

No tienes fe salvífica de esa que te impulsa a considerar cualquier otra cosa como estiércol (Filipenses 3:8)?

Bien, pero una cosa es vivir de espaldas a Dios y otra anteponer por sectarismos Su Voluntad -la cual has comprendido perfectamente- a la de los hombres que le hacen metiroso y le arrebatan lo que justamente merece: la Gloria de la Salvación."

Dios te bendiga!

ortodoxo dijo...

Es absurdo lo que dices.

Renton dijo...

Emilio:
Si no somos libres, ¿para qué los mandamientos?

Una vez más desconocimiento bíblico.

La Ley fue introducida para evidenciar el pecado y la necesidad de un Salvador.

20 Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la Gracia;
Romanos 5

Pablo no dice que cuando no había Ley no había pecado, sino que una vez la Ley condenaba la codicia, el ser humano cobraba conciencia de que codiciar era malo.

Esto es más claro dos capítulos más tarde:

7 ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera.
Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.

8 Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto.

9 Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí.

10 Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte;

11 porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató.

12 De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.

13 ¿Luego lo que es bueno, vino a ser muerte para mí? En ninguna manera; sino que el pecado, para mostrarse pecado, produjo en mí la muerte por medio de lo que es bueno, a fin de que por el mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso.

14 Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado.

Romanos 7

Una vez cobramos conciencia de lo que es pecado, nos damos cuenta de lo vendidos al pecado que somos y nos acercamos a Dios del único modo que nos podemos acercar: apelando a Su Misericordia.

La Ley nunca fue introducida para dar vida sino para evidenciar el estado del ser humano.

Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice… para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios”
Romanos 3:19

Te lo dije ayer, Pablo se esfuerza muy mucho en dejar claro que toda la humanidad está condenada, que no hay nadie que pueda dejar de pecar, y lo hace para dejar claro que la Salvación es un puro acto de Misericordia divina.

Si la gente fuera buena, y en el fondo todo el mundo mereciera la Salvación.

Dios sería un tipo malote que franquea el paso a la vida eterna a la inmensa mayoría de la humanidad.

Pero una vez cobras conciencia de cuál es la naturaleza del ser humano, entoendes que la Salvación es un acto de Misericordia de Dios.

Es decir, a quien nada podía hacer para conseguir la vida eterna, Dios la concede, y lo hace mediante una manifestación de Amor maravillosa, cumpliendo Su Ley y salvaguardando Su Santidad.

Renton dijo...

La Ley no fue introducida para dar vida eterna, sino para evidenciar la necesidad de un Salvador, del Cristo.

Ven conmigo a Gálatas.

10 Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.

Es decir, si buscas ser salvo por tus medios, si confías en tus fuerzas para conseguir la vida eterna, estás maldito porque no puedes dejar de pecar y el sacrificio de Jesús fue el último que Dios aceptó.

11 Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá;

12 y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas.

13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero),

Gálatas 3

Esto lo deja más claro aún más adelante:

19 Entonces, ¿para qué sirve la ley?

Pregunta Pablo.

La respuesta:
Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa

Es decir, Jesús.

La función de la Ley fue evidenciar la necesidad de un Salvador, fue para llevarnos a Cristo, observa:

22 Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.

23 Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada.

24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.

25 Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo,


Una yo era un esclavo que hacía de tutor a los hijos del amo, su función era llevar al niño aquí y allá, la palabra en griego es Pedaigogos.

Orto, no me extraña que te parezca absurdo lo que dices, porque el hombre natural no puede hacerse capaz de las cosas del Espíritu porque para él son locura, y no puede entenderlas porque estas se han de discernir con una luz que él no tiene (1 Corintios 2:14).

Como comprobarás, el protestantismo no se saca nada de la manga, se limita a dar voz a la Palabra de Dios.

Dios te bendiga!

Longinos dijo...

¿Cómo puedo ser responsable si no soy libre? Y por favor, respóndeme con el mismo respeto con el que yo te traté cuando escribías en mi blog, cosa que desde que escribo aquí, brilla por su ausencia. Si quieres que no siga escribiendo, no tienes más que decírmelo. Pero insultos y condenas, ni una más. Tú no eres Dios para juzgar mis intenciones ni mi corazón.

Renton dijo...

Emilio, te recuerdo que dejé de comentar en tu blog por la falta de respeto y seriedad con que te dirijiste a mí.

Ahora bien, cómo puede ser alguien responsable si no es libre?

Te podría responder del mismo modo que hace Pablo, es decir, quién eres tú para decirle al Alfarero, "Por qué me hiciste así"?

Emilio, Dios da a conocer Su Voluntad a los hombres, pero no es cierto que no todos hacen las mismas maldades?

No es cierto que frente a las mismas circunstancias, unos reaccionan de un modo y otros de otro?

Que un hombre sea esclavo de su pecado, que sea incapaz de amar a Dios, no significa que deba lanzarse a las calles violando, matando y robando frenéticamente...

No confundas ser esclavo del pecado con ser un depravado integral.

No te olvides nunca de algo: Dios es Justo.

Eso nos demuestra el Evangelio, no es cierto?

Dios perdona al culpable, observa Su Ley y castiga el pecado sin mancillar Su Santidad.

Ahora bien, si bien es cierto que una persona que haya cometido un pecado y haya muerto sin haber puesto su fe sincera en Jesús no puede tener vida eterna, esto no implica todos los que se encuentren en la misma circunstancia -falta de fe y amor a Dios- recibirán el mismo castigo por su vida de espaldas a Dios.

No creer en Jesús es pecado, pero un tipo budista que en su vida no haya hecho mal a nadie, no será tratado igual que un pederasta que haya abusado de niños.

Dios es Justo Emilio, no temas y confía en Dios.

Ahora déjame preguntarte algo, has leído De la Predestinación de los Santos de San Agustín?

Dios te bendiga!

:]

Anónima dijo...

Algunos Domingos me pongo a escuchar la misa, también a veces pongo el canal católico para curiosear, y me ha llamado la atención el cambio en el mensaje de los sermones, noto que los curas están imitando bastante a los pastores evangélicos, generalemente hablan con Biblia en mano, claro que no la leen (lol)
Es preocupante porque en el caso de mis papis por ejemplo, están fascinados por el "cambio aparente" y por la actitud de Benedicto, en cómo está manejando los temas controversiales por los que están pasando.
Entonces recordé algo que le leí al barbas en su blog, él dijo que a pesar de todos los problemas que pasa la ICR sale intacta, no se derrumba.
La gente le tiene fe ciega y le perdona y justifica todo.
Por qué? si sabemos que no es porque esté en la verdad precisamente..

:(

Renton dijo...

Nonnie:
La gente le tiene fe ciega y le perdona y justifica todo

Eso es algo digno de admiración?

No recuerdas qué es lo que nos dice Pablo que hemos de hacer con aquellos que de palabra y acto contradicen la fe que afirman tener?

Búscalo, éncontrarás pistas en 1 de Corintios.

Un besito!

:]

logos77 dijo...

Hola Renton y Anónima,

Es cierto que la gente olvida los pecados de la ICR porque ellos saben muy bien como salir del paso de todo.
Ademas cuando se está ciego espiritualmente es fácil engañar a la gente sobre todo a los idólatras que confian en sus imagenes mas que en Dios.
Esto es mas que nada un test a ver si pasa.

Besitos a los dos