Déu Pare, dame Gracia y pone en mí el deseo de buscarte, para que al buscarte pueda encontrarte, para que al encontrarte pueda amarte, y para que al amarte pueda odiar con todas mis fuerzas, con toda mi alma y todo mi corazón, todos los pecados de los que me has salvado...
En el Nombre de Jesús, amén!



miércoles, 16 de marzo de 2011

De Justificación solo por Fe en los Padres de la Iglesia, el Ambrosiaster (2)

Son justificados graciosamente porque ellos no han hecho nada, ni han dado nada como pago, sino que, solo por fe, han sido hechos santos como don de Dios.
El Ambrosiaster sobre Romanos 3:24

Pablo dice a aquellos que viven bajo la Ley, que no tienen motivo alguno para gloriarse en la Ley, ni tampoco para proclamar que son de la raza de Abraham, viendo que nadie será justificado delante de Dios, excepto por fe.
El Ambrosiaster sobre Romanos 3:27

El Ambrosiaster o Ambrosiastro es un libro anónimo, conocido con tal nombre a partir de Erasmo, que contiene un importante comentario a las cartas de san Pablo, cuya redacción se calcula que se produjo entre los años 366 y 384 dc.

El libro es la demostración que en los orígenes de la Iglesia, se creía en la idea que el protestantismo retomó siglos más tarde: La Justificación solo por fe, no por obras.

Mientras meditáis en todo ello, dad gracias a Dios por todo en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo...


10 comentarios:

Longinos dijo...

Claro, es que la justificación es por la fe, una fe viva que obra por la caridad, pero por la fe. Pero la fe se acepta voluntariamente, y esto es lo que la doctrina católica afirma en Trento. Y se puede perder por las malas obras, que hacen morir la fe.

Y eso también lo dicen los Padres de la Iglesia. Dice San Agustín: "El que te creó sin ti, no te salvará sin ti".

La fe y la salvación son un regalo, pero vosotros creéis que es un regalo que no podemos rechazar, en el que no cuenta para nada la libertad humana. Eso jamás lo ha creído la Iglesia, es un invento de Calvino, no es cristiano. Si esa fuera la verdad, 1500 años de cristianismo etsarían equivocados. Creéis eso porque os liáis con la difícil docrina de la predestinación, que es cierta, pero la aplicáis mal, porque Calvino y Lutero la subvirtieron torticeramente, para apartar a los sencillos de Cristo.

Prueba de que la Iglesia siempre ha creído que la fe es aceptada libremente por la voluntad es el debate sobre el semipelagianismo, en el siglo V-VI: los semipelagianos decían que la voluntad humana para aceptar la fe no estaba movida por la gracia, y la doctrina de la Iglesia decía que esa voluntad estaba precedida y movida por la gracia, la gracia primera, que mueve al hombre, esclavo del pecado, a aceptar la salvación. Pero todos creían que el hombre, voluntariamente, aceptaba la fe, de ahí que se planteara esa discusión. El un ambiente calvinista, no tendría sentido el dabate semipelagiano: la fe se recibe y punto.

La justificación no es por la fe y por las obras, claro está. ¿Qué obras tiene quien no ha hecho más que pecar? Es justificado por su fe en Jesucristo. Las obras forman parte de la justificación, no la merecen. Esa es la doctrina católica, desde los primeros siglos hasta nuestros días.

Longinos dijo...

Es que ni Trento ni la doctrina católica dicen que la justificación sea por las obras. La justificación es por la gracia y la misericordia de Dios. Nadie discute eso, Renton.

Veo por enésima vez que los protestantes, en general, no conocéis la doctrina católica, sino que conocéis lo que otros protestantes os han dicho que creemos los católicos. Eso viene de tiempos de Lutero, que era un cizañero engañabobos.

Renton dijo...

Longinos:
Pero la fe se acepta voluntariamente, y esto es lo que la doctrina católica afirma en Trento.

Fíjate qué dice Trento,

Canon IX:
Si alguno dijere, que el pecador se justifica con sola la fe, entendiendo que no se requiere otra cosa alguna que coopere a conseguir la gracia de la justificación; y que de ningún modo es necesario que se prepare y disponga con el movimiento de su voluntad; sea anatema.


Por tanto no, la justificación católica es un proceso que dura toda la vida del creyente... lo cual contradice la Palabra y a los padres.

Longinos:
Y eso también lo dicen los Padres de la Iglesia. Dice San Agustín: "El que te creó sin ti, no te salvará sin ti".

San Agustín, el autor de "De la Predestinación de los Santos"...?

Has leído esa obra?

El 100% calvinista, y te aseguro que en esa obra no sostiene lo que el arminianismo quiere hacer ver que dice en esa frase sacada de contexto.

Dios no me salva sin mí, pues en la regeneración, libera mi voluntad de la esclavitud del pecado, de modo que lo único que desea es hacer el Bien: la Voluntad de Dios.

Eso es lo que dice el hermano, no lo que Roma quiere hacer ver que dijo.

Longinos:
Si esa fuera la verdad, 1500 años de cristianismo etsarían equivocados.

Una herejía no es cierta por ser antigua, desde el siglo I se niega la divinidad de Jesús... y qué?

Longinos:
Las obras forman parte de la justificación, no la merecen. Esa es la doctrina católica, desde los primeros siglos hasta nuestros días.

Las obras no participan en la justificación, participan en la santificación.

Longinos:
ni Trento ni la doctrina católica dicen que la justificación sea por las obras.

Vayamos de nuevo a Trento,

Canon IX:
Si alguno dijere, que el pecador se justifica con sola la fe, entendiendo que no se requiere otra cosa alguna que coopere a conseguir la gracia de la justificación; y que de ningún modo es necesario que se prepare y disponga con el movimiento de su voluntad; sea anatema.


Trento niega que la justifiación sea obra de Dios.

Pero eso es porque no entiende el Pacto de la Gracia.

Dicho pacto es incondicional, es una promesa de Dios que hace a sí mismo.

No es entre dos partes como era el pacto adámico o mosaico.

Es un pacto incondicional, como el finésico o noético.

Roma ha convertido un pacto de Gracia en uno entre dos partes: Dios y el hombre.

Otro error.

Longinos dijo...

Renton, el arrianismo no nació en el siglo I, sino en el III. En el siglo I lo que se negaba era la humanidad de Jesús, no su divinidad.

Y tanto una como la otra fueron consideradas herejías desde el siglo I hasta la actualidad. Pero en 1500 años, los cristianos creyeron que la fe era un regalo que nosotros debíamos aceptar, hasta que lo negó Lutero y Trento lo reafirmó en esa frase que repites sin entender, señalando en negrilla lo que te interesa y no lo que no quieres leer, tú sabrás por qué.

Porque sí, Renton, la justificación es por la fe en Jesucristo, nuestro único Salvador. Y la justificación significa que nos hacemos justos verdaderamente por la gracia que nos viene de Cristo.

Renton dijo...

Longinos:
sí, Renton, la justificación es por la fe en Jesucristo, nuestro único Salvador. Y la justificación significa que nos hacemos justos verdaderamente por la gracia que nos viene de Cristo.

De nuevo con los trucos y juegos de palabras romanos Emilio?

La justificación es obra exclusiva de Dios, y se aplica cuando recibimos fe en Jesús.

El hombre no obra para ser justificado a lo largo de su vida.

No obra, aunque dichas obras sean "parte de la Gracia", tal como os gusta decir para mantener el sistema de justificación por obras, bajo una apariencia de justificación monergística por Gracia.

Os mienten Emilio, la justificación es solo por fe.

No por fe más las obras que vienen de dicha fe.

Y hasta que no confíes en Jesús, estarás toda la vida con miedo a perder aquello que no tienes manera de ganar.

Longinos dijo...

Renton, gracias a Dios, estaré toda la vida con miedo a perder lo que Dios me ha regalado por su gracia. Si tú no tienes miedo, muy bien, puedes acercarte al pecado todo lo que quieras, que como no depende de ti, no caerás. Yo me guardaré mucho de no acercarme al pecado porque se que, aunque tengo su gracia, puedo perderla y puedo dejar morir la fe por mi pecado, como siempre hemos creído todos los cristianos hasta que Lutero se inventó lo contrario, para poder pecar a placer sin perder la salvación. Él se vanagloriaba de que podía hacer lo que quisiera porque ya estaba salvado. Afortunadamente, vosotros no habéis heredado esos errores, pero sí sus fabulaciones sobre la gracia.

Porque sí, Renton, la justificación es por pura gracia de Dios, pero es una gracia que puede ser rechazada por el hombre. No es por obras, porque el impío ninguna obra puede presentar que merezca la gracia de la justificación. Pero sí puede rechazarse, y puede perderse por el pecado, que hace morir la fe. Esta es la doctrina de los cristianos hasta que llegó Lutero. Esta es la doctrina que el Espíritu Santo ha enseñado al Pueblo santo de Dios, y que fue unánimemente aceptada hasta que el Maligno sembró su cizaña.

Renton dijo...

Longinos:
Renton, gracias a Dios, estaré toda la vida con miedo a perder lo que Dios me ha regalado por su gracia.

Porque no confías en Él, Emilio.

Lon:
Si tú no tienes miedo, muy bien, puedes acercarte al pecado todo lo que quieras

De nuevo con la tontera.

Nadie enamorado de su esposa, la engañará.
Nadie que ame al Señor, hará nada que contravenga Su Voluntad.

Por tanto, nada de acercarse al pecado.

Lon:
como siempre hemos creído todos los cristianos hasta que Lutero se inventó lo contrario

El título de "De Justificación solo por Fe en los Padres de la Iglesia" no te dice nada...?

Lon:
Porque sí, Renton, la justificación es por pura gracia de Dios, pero es una gracia que puede ser rechazada por el hombre.

No, la Salvación es una Gracia que Dios entrega por Su Buena Voluntad.

El pacto de la Gracia no es entre dos partes como el mosaico, el Pacto de la Gracia en una promesa que Dios hace consigo mismo desde antes de la fundación, es decir, que de entre todas las criaturas, una multitud incontable, será salva de condenación, será adoptada como hijo, recibirá la herencia de todo lo creado, etc...

Si dependiera de algo el hombre, no sería una Gracia.

Lon:
Esta es la doctrina que el Espíritu Santo ha enseñado al Pueblo santo de Dios

No, pues el Espíritu inspiró las Escrituras que dicen exactamente lo contrario.

:|

Longinos dijo...

Dices, Renton:

"No, la Salvación es una Gracia que Dios entrega por Su Buena Voluntad."

Claro, pero puede ser rechazada. El hecho de que tú no rechaces un regalo no te hace merecerlo.

Lo que dicen los Padres de la Iglesia es que la justificación es por pura gracia, no por obras buenas. Y que se recibe al aceptar la fe movidos por la gracia (no como dicen los semipelagianos y los arminianos, que creen que el hombre acepta la fe por sus propias fuerzas). Y que puede perderse por el pecado. Esa es la doctrina de la Iglesia de todos los tiempos, desde Agustín hasta nuestros días, pasando por el Concilio de Orange y el de Trento.

La Iglesia no dice que la justificación sea por obras, ni por merecimiento propio. Eso es una tontería, una contradicción "in terminis". Quien no es justo, no puede merecer la justificación, y si es justo, entonces ya no la necesita. Para eso basta la lógica.

La Iglesia sí dice (lo ha dicho siempre, incluidos los Padre sde la Iglesia) que las obras son necesarias para progresar en la santificación, e incluso para mantenerse en la salvación, ya que el que tiene fe pero con sus obras va negando a Cristo, acaba negándole completamente y perdiendo la fe. Incluso la oración es necesaria para mantenerse en la salvación y no caer en la tentación. Nunca nos faltará la gracia, pero nosotros podemos rechazar la gracia. Y muchos lo hacen. El que se sienta seguro, tenga cuidado, no caiga.

Longinos dijo...

Sí confío en Cristo, Renton, de quien desconfío es de mí mismo.

Yo no digo que el que ame a su mujer la traicione, Renton. Pero el que sabe que puede caer, porque se sabe débil, no sólo evita el pecado, sino que incluso rehúye la ocasión. Y puede haber al menos tanto amor, si no más, en el que rehúye las ocasiones porque se sabe débil, como en el que está 100% seguro de que su amor le impedirá caer y no se preocupa de huir.

¿Cuántos hermanos protestantes, creyéndose seguros de su salvación -tanto como tú- han caído en el pecado?

Las doncellas a las que se les acabó el aceite no entraron en las bodas.

Renton dijo...

Longinos:
Claro, pero puede ser rechazada. El hecho de que tú no rechaces un regalo no te hace merecerlo.

No.
Como te he mostrado mil veces e olvidas lo más rapidamente posible, Dios nos repite una y otra vez, que la Salvación no depende de la voluntad humana,

12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

Juan 1

14 ¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera.

15 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca.

16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

Romanos 9

El ser humano no tiene papel alguno en su Salvación pues si fuera así, no sería una Gracia.

Longinos:
Lo que dicen los Padres de la Iglesia es que la justificación es por pura gracia, no por obras buenas.

Eso es lo que dice la Palabra, pero vosotros exigís el obrar pues veis la justificación como un proceso que se extiende a lo largo de la vida del creyente, el cual tiene que obrar y obrar -en la Gracia- pero obrar y obrar, para hacer méritos para recibir más Gracia...

Es tan disparatado.
No se puede obrar para recibir Gracia, pues lo que se recibe es fruto del obrar!

Toda la doctrina católica contradice la Palabra de Dios, pero estáis atrapados en el propio orgullo, por eso jamás podréis salir del pozo, dado que admitir un error, derrumbaría el castillo de arena sobre el que reposa el vaticano.

Es trágico!

Longinos:
Sí confío en Cristo, Renton, de quien desconfío es de mí mismo.

No, desconfías de Cristo pues él te ha dicho que la alvación la ha ganado él en tu lugar.

No depende de ti.

Tus obras son de santificación, no de Salvación, pero a ti te importa un pito porque no harás ni dirás nada que no leas en tu catecismo.

Allá tú con tu vida hijo mío, yo ahí no puedo hacer nada.

Longinos:
¿Cuántos hermanos protestantes, creyéndose seguros de su salvación -tanto como tú- han caído en el pecado?

Miles, pero su estupidez es su responsabilidad.

Si alguien creyéndose seguro de su Salvación no mortifica su pecado y vive una vida de espaldas a Dios, demuestra que sufría un autoengaño, pues es Dios quien produce en el creyente el hacer y el querer, te lo he repetido mil veces, pero te da igual porque eso no es lo que dice tu catecismo, y ya sabes, no va a estar equivocado el homnre 1500 años...

Explícale eso mismo al ortodoxo cuya iglesia es más antigua que la tuya, o al judía que hace muchas más años que dice conocer a Dios, ya sabes, no van a estar equivocados después de más de 5 mil años de "seguir" a Dios.