Déu Pare, dame Gracia y pone en mí el deseo de buscarte, para que al buscarte pueda encontrarte, para que al encontrarte pueda amarte, y para que al amarte pueda odiar con todas mis fuerzas, con toda mi alma y todo mi corazón, todos los pecados de los que me has salvado...
En el Nombre de Jesús, amén!



miércoles, 24 de febrero de 2010

De Efesios 2:8-9 y Olvidos Gramaticales


Curioseando en páginas webs católicas, encontré un análisis de Efesios 2:8-9 que manipulaba unos versículos clave que empleamos los reformados para sostener que la Salvación es por Gracia sin que el hombre tenga papel alguno.

Qué dice el texto en cuestión?
8 Porque por Gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;

9 no por obras, para que nadie se gloríe.
El problema está en saber a que alude Esto en la frase en cuestión.

Ningún católico pone en duda que la Gracia viene de Dios, ninguno vacila al decir que la Salvación es un don de Dios, no obstante, lo matizan...

Y lo matizan tanto que acaban postulando que la Salvación la consigue en realidad, el hombre.

No obstante, este versículo nos ayudará a entender que la realidad es otra.

Sigamos.

El modo en que los católicos interpretan estos versículos es que la Salvación está ahí, Dios la ofrece gratuitamente a todo el mundo gracias al sacrificio de Jesús, peeeeeero...

Peeeeeero -y aquí viene la trampa- la Fe es algo que tiene que trabajarse uno...

Dios te perdona pero TÚ debes poner tu parte.

La conclusión a este modo de entender estos versículos es sencilla: la Salvación en realidad la consigue el hombre porque hasta que éste no ejerce su Fe, hasta que éste no decide seguir a Dios, no es salvo.

El aspecto clave que olvidan los católicos es el estado natural del ser humano.

Es decir, que no hay hombre que pueda creer en Dios a no ser que esto -la Fe- no sea concedida por Dios.

Porque eso es precisamente lo que Efesios 2:8-9 nos dice, como veremos en seguida.

Leamos de nuevo los versículos:
8 Porque por Gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;

9 no por obras, para que nadie se gloríe.
Lo que tenemos claro en esta frase es que el Don de Dios -sea cual sea este- no viene de nosotros, viene exclusivamente de Dios.

Es decir, algo de la primera parte de la frase, la Gracia, que somos salvos o la Fe, no es de nosotros, es un don de Dios y no es por obras.

La clave está en saber a qué alude el pronombre y esto en los versículos de marras.

Sigamos.

La palabra esto en el griego original es un pronombre demostrativo neutro lo cual suena muy aburrido pero es genial para ayudarnos a deshacer el entuerto.

En efecto, en griego -al igual que en las lenguas latinas- el pronombre debe concordar en género y número con su antecedente.

Por ejemplo, nosotros decimos Anoche cené un pollo y este estaba poco hecho.

No es cierto, cené una sopa fría porque soy un tipo triste pero eso no importa porque lo que quiero dejar claro es que en esa frase hemos de decir y este, no y estos, o y estas si no queremos que se nos confunda con un apache, ya sabes.

Es decir, para que sepamos a qué alude Pablo cuando escribe y esto, hemos de buscar con qué palabra coincide en género y número.

Así pues, no olvidemos que como hemos dicho anteriormente, en el griego orginal, y esto es un pronombre demostrativo neutro.

O sea, no sólo es que no tiene género -no es ni masculino, ni femenino- sino que al ser demostrativo, debe aludir a algo conreto.

Una cosa es decir Una sopa fría y otra muy diferente esta sopa fría, la primera frase es general, la segunda concreta en una sopa concreta: la que cené anoche para tristeza de mis tripas.

Así pues, para saber a qué alude y esto debemos analizar los géneros y números de las palabras antecedentes: Gracia, Salvación y Fe.

Para empezar, tenemos que Fe -aquello que los calvinistas decimos que alude el pronombre- tiene género femenino.

Es eso un punto a favor del catolicismo y en contra del calvinismo?

No exactamente.

Los católicos en su análisis de estos versículos sostienen que y esto -pronombre neutro- no puede aludir a Fe, la cual es un nombre de género femenino porque entonces se estarían vulnerando las leyes gramaticales.

Y es verdad.

Pero se olvidan de algo muy importante.

La palabra Gracia es, en el griego original, también de género femenino.

Y la palabras Sois salvos son, en el griego original, de genero masculino...

Por tanto tenemos, dos antecedentes femeninos y uno masculino para un pronombre neutro.

Algo falla?

Al contrario, todo encaja.

Porque una de las reglas gramaticales del griego es que cuando el escritor quiere aludir mediante un pronombre a todos los nombres que le anteceden...

El pronombre debe ser neutro.

Por tanto, y esto alude a toda la frase!

El pronombre es demostrativo porque alude a algo concreto -la frase- y es neutro porque comprende a todos los elementos que la contienen.

Por tanto, lo que Pablo nos está diciendo es que la Gracia es un don de Dios, no por obras, no de vosotros...

Que sois salvos es un don de Dios, no por obras, no de vosotros...

Y finalmente que la Fe es un don de Dios, no por obras, no de vosotros...

Todo aquello necesario para la Salvación es un don de Dios, básicamente porque como dijo Jonás, la Salvación es de Yahvé y como decimos los reformados Soli Deo Gloria!


Por todo ello, dad gracias a Dios por todo en el nombre de nuestro Señor Jesucristo!


Gracias a los tipos de Grace Christian Assembly por el material con que he hecho esta entrada.


8 comentarios:

Emilio Alegre dijo...

Renton, ¿qué católicos dicen que "esto" no alude a la fe?

Si quieres refutar la verdadera doctrina católica, y no sucedáneos, refuta el Catecismo de la Iglesia Católica. Es la "doctrina oficial" y única de la Iglesia Católica.

Sobre la fe como gracia de Dios, el Catecismo dice esto:

III Las características de la fe

La fe es una gracia

153 Cuando San Pedro confiesa que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios vivo, Jesús le declara que esta revelación no le ha venido "de la carne y de la sangre, sino de mi Padre que está en los cielos" (Mt 16,17; cf. Ga 1,15; Mt 11,25). La fe es un don de Dios, una virtud sobrenatural infundida por él, "Para dar esta respuesta de la fe es necesaria la gracia de Dios, que se adelanta y nos ayuda, junto con el auxilio interior del Espíritu Santo, que mueve el corazón, lo dirige a Dios, abre los ojos del espíritu y concede `a todos gusto en aceptar y creer la verdad'" (DV 5).

Renton dijo...

No Emilio, el catecismo niega que la fe sea un don de Dios, la clave está en la frase que se adelanta y nos ayuda...

El catecismo dice que en esa ocasión -Para dar esta respuesta de la fe- Dios da mayor Gracia a Pedro.

Pero el catecismo no dice que la fe es un don de Dios que el Señor da a unos hombres y a otros no...

Y eso es justo lo que leemos en la Biblia.

El catecismo dice que cada uno debe ir a Dios por fe, pero que cada uno se ha de trabajar la fe, de ahí que se diga que nos ayuda.

Lo que la frase dice es que la Gracia es un don de Dios, no por obras, no de vosotros, leemos...

Que Sois salvos es un don de Dios, no por obras, no de vosotros, dice...

Y finalmente que la Fe es un don de Dios, no por obras, no de vosotros...

Todo aquello necesario para la Salvación es un don de Dios,y esto es lo que niega el catecismo.

Y eso es justo lo contrario que leemos en la Biblia.

Gracias por visitarme!

:]

virgilio s rincones r dijo...

DIOS ME LOS BENDIGA,,PARA AMBOS PREGUNTO ,,,SI UD MUERE Y VA AL INFIERNO LE DARIA LA CULPA A DIOS POR ESTAR EN ESE LUGAR DE TORMENTO PORQUE EL NO TE DIO LA FE...Y SI ES LO CONTRARIO LE DARIA AGRADECIMIENTOS PORQUE ESTA EN EL CIELO PORQUE TE DIO EL DON DE LA FE...ACASO DIOS NO HACE ACEPCION...ESA FE SALVIFICA DE FESIOS ALLI NO ES DON DE FE...

virgilio s rincones r dijo...

AMADOS LA GRACIA NO ES FE JAMAS...NI LA FE ES GRACIA...EN LA PALABRA EXISTE LA FE SALVIFICA QUE VIENE POR EL OIR LA PALABRA Y EN DONDE EL ESPIRITU SANTO NO INTERVIENE EN FORMA DIRECTA EN LA CONVERSION DEL HOMBRE Y LA FE COMO DON DEL ESPIRITU SANTO 1CO 12:12-14 QUE ES DADA A LOS HIJOS DE DIOS...COMO DON Y ES TEMPORARIA PORQUE ES DADA POR DIOS PARA MOMENTOS CON PROPOSITOS SUYOS

Renton dijo...

Hermano Virgilio, la fe es un don de Dios, en caso contrario Pablo -hablando de la Salvación que usted y yo compartimos- no diría,

'Es por fe, para que sea por Gracia'...

Si a usted le apetece, podemos seguir hablando sobre esto.

Dios le bendiga!

:)

geragui1 dijo...

Juan 20:31 dice, “para que creyendo, tengáis vida” no dice: "para que teniendo vida creais"
El antecedente del pronombre “esto” (touto)
La fe: “Porque por gracia sois salvos por medio de la FE; y ESTA FE no es de vosotros, esta fe es don de Dios...
La salvación: Porque por gracia SOIS SALVOS por medio de la fe; y ESTA SALVACIÓN no es de vosotros, esta salvación es don de Dios...
Charles Hodge dice que la salvación no es por obras pero que la fe es un don.
Es decir para el diría así:“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe (y esta fe no es de vosotros, esta fe es el don de Dios), no por obras (es decir, esta salvación no es por obras), para que nadie se gloríe”.
Es cierto que “fe” es el antecedente más próximo, pero puesto que hay numerosos casos en el Nuevo Testamento donde el antecedente más próximo no es el correcto, debemos ser cuidadosos al aplicar esta “regla”. Hay otras consideraciones más importantes.
Esta regla es un fuerte argumento contra la afirmación de que el antecedente es “fe” porque “fe” no está de acuerdo con el género del pronombre. El pronombre “esto” (v.8) es NEUTRO, y la palabra “fe” (v.8) es FEMENINO. Si Pablo hubiese querido que sus lectores entendieran que el pronombre se refería a “fe”, entonces no hay razón para que no usara la forma femenina del pronombre. Si Pablo hubiese usado la forma femenina del pronombre, habría quedado claro y obvio que la FE es el don de Dios. Pablo no usó la forma femenina del pronombre.
Es claro que la fe no es una obra:
En Romanos 3:20 Pablo dice que la justificación no es por obras.
En Romanos 3:27 Pablo dice que la justificación no es por obras.
En Romanos 3:28 Pablo dice que la justificación es sin obras.
En Romanos 4:2, 6 Pablo dice que la justificación no es por obras.
En Romanos 9:11 Pablo dice que la elección no es por obras.
En Romanos 9:32 Pablo dice que la justicia no es por obras.
En Romanos 11:6 Pablo dice que la elección no es por obras.
En Gálatas 2:16 Pablo dice que la justificación no es por obras.
En 2 Timoteo 1:9 Pablo dice que la salvación y el llamamiento de Dios no son conforme a nuestras obras.
En Tito 3:5 Pablo dice que la salvación no es por obras.
Como ha dicho John Eadie, “tu puedes decir que la salvación no es por obras, pero no puedes decir con propiedad que la fe no es por obras.”
Si un hombre no es salvo por obras, sino por fe, entonces es obvio que la fe no es una obra: “mas al que no obra, sino cree…” (Romanos 4:5).
Si Efesios 2:9 habla de que la fe “no es por obras”, entonces este es el único lugar en el Nuevo Testamento en que Pablo hace una afirmación de esta naturaleza.

geragui1 dijo...

En Efesios 2:8, la fe no es el don. La fe es como recibimos el don. La fe es la mano del corazón que se extiende y recibe lo que, en Su benevolencia, Dios da. La fe es la respuesta del hombre a la bondadosa provisión y promesa de Dios. Fe es tomar a Dios por Su Palabra y descansar totalmente en Jesucristo, en QUIÉN ES ÉL, EN LO QUE ÉL HA HECHO y EN LO QUE ÉL HA DICHO.
Recomendaría un artículo escrito por Roy L. Aldrich titulado “El Don de Dios”. El autor demuestra convincentemente que la interpretación de Efesios 2:8 que dice que la FE es el DON DE DIOS lleva a la doctrina de la fe del hiper calvinismo, la que a su vez lleva a un plan de salvación que no es según las Escrituras. Shedd dice, “El calvinismo sostiene que la fe es totalmente de Dios, y que es uno de los resultados de la regeneración” (Dogmatic Theology, Vol. II, p.472). Esto tiene por resultado un plan de salvación extraño. Según Shedd, por cuanto el pecador no puede creer, él es instruido a realizar los siguientes deberes: 1) Leer y escuchar la Palabra divina; 2) Aplicar con seriedad su mente a la verdad; 3) Orar por el don del Espíritu Santo por convicción y regeneración (Dogmatic Theology, Vol.II, p.512-513). Arthur Pink está de acuerdo con Shedd diciendo que el creyente debe “pedir a Dios que le conceda el don del arrepentimiento y la fe” (“La Soberanía de Dios”). Aquí va el excelente comentario de Roy Aldrich: “La tragedia de esta posición es que pervierte el evangelio. El pecador es instruido equivocadamente a pedir a Dios lo que Dios ya le está exhortando que reciba. Se le está diciendo, en realidad, que la condición para la salvación es la oración en vez de la fe”.

Renton dijo...

Gueragui, si te digo la verdad, no entiendo bien qué defiendes...

Me explicas?

:)