Déu Pare, dame Gracia y pone en mí el deseo de buscarte, para que al buscarte pueda encontrarte, para que al encontrarte pueda amarte, y para que al amarte pueda odiar con todas mis fuerzas, con toda mi alma y todo mi corazón, todos los pecados de los que me has salvado...
En el Nombre de Jesús, amén!



lunes, 28 de febrero de 2011

De cómo Refutar el Dogma de la Inmaculada Concepción de María...


Mediante la Palabra, se refuta mediante la Palabra.

Recordemos, antes de nada, que dicho dogma sostiene que,
La Iglesia Católica contempla la posición especial de María por ser madre de Jesús de Nazaret y sostiene que Dios preservó a María libre de todo pecado y, aún más, libre de toda mancha o efecto del pecado original, que había de transmitirse a todos los hombres por ser descendientes de Adán y Eva, en atención a que iba a ser la madre de Jesús, que es también Dios.

En esta entrada refutaremos dicho dogma recurriendo exclusivamente a la Palabra.

En efecto, leemos en Lucas 2,
21 Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre Jesús, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido.

22 Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor.
Detengámonos aquí.
A qué alude dicha purificación?

A Levítico 12, la Ley de la purificación de la mujer tras el parto.

Leamos algunos versículos de dicho capítulo para desmontar el dogma mariano que nos ocupa,
2 Habla a los hijos de Israel y diles: La mujer cuando conciba y dé a luz varón, será inmunda siete días; conforme a los días de su menstruación será inmunda.
Por qué Dios declara a toda mujer que da a luz inmunda, contaminada?

Porque en la sangre está la vida, y dado que en el parto se produce flujo de sangre, la mujer queda impura.

De ahí que no pueda tocar nada santo durante días y días.
4 Mas ella permanecerá treinta y tres días purificándose de su sangre.
Ninguna cosa santa tocará, ni vendrá al santuario, hasta cuando sean cumplidos los días de su purificación
.
Es obvio que tanto José como ella misma reconocieron la impureza de la madre de acuerdo a la Ley de Dios, de ahí que tuvieran que hacer expiación por su impureza.
24 y para ofrecer conforme a lo que se dice en la ley del Señor: Un par de tórtolas, o dos palominos.
Lucas 2

8 Y si no tiene lo suficiente para un cordero, tomará entonces dos tórtolas o dos palominos, uno para holocausto y otro para expiación; y el sacerdote hará expiación por ella, y será limpia.
Levítico 12
Lucas 2:22, junto a Levítico 12, refutan definitivamente el dogma mariano de la preservación del pecado de María.

En efecto, el hecho de que José y María tuvieran que guardar días de purificación, que ofrecieran dos tórtolas o dos palominos como expiación por su impureza, es la demostración de la pecanimosidad de nuestra hermana.

Ahora bien, para qué demostrar dicha pecanimosidad?

Para que todos los católicos que sinceramente aman a Dios y están metidos en alguna secta mariana, comprueben la falsedad de sus dogmas, puedan abandonar dicha secta, y así poder finalmente dirigir sus oraciones única y exclusivamente a Dios Padre.

Mientras meditáis en todo ello, dad gracias a Dios Padre por todo en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo...


45 comentarios:

Longinos dijo...

El dogma de la Inmaculada Concepción no es así. Es éste:

"...declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de todo mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelado por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles ... " Pío IX, bula Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de (1854)

Renton dijo...

Y el hecho de que tuviera que ofrecer expiación por su impureza, refuta de pleno dicho dogma.

:|

Longinos dijo...

La purificación con dos tórtolas es una ley judía que no tiene nada que ver con el pecado original ni con ningún pecado. Los hombres no se sometían a ella. Además, María se sometió a eso para cumplir la ley judía, aunque evidentemente no lo necesitaba.

Renton dijo...

Longinos:
ley judía que no tiene nada que ver con el pecado original ni con ningún pecado.

Naturalmente que sí, en caso contrario no tendrían que haber hecho expiación mediante derramamiento de sangre.

8 Y si no tiene lo suficiente para un cordero, tomará entonces dos tórtolas o dos palominos, uno para holocausto y otro para expiación; y el sacerdote hará expiación por ella, y será limpia.
Levítico 12

Longinos:
María se sometió a eso para cumplir la ley judía, aunque evidentemente no lo necesitaba.

Hacer sacrificio sin necesidad es pecado, es un engaño.

Longinos dijo...

¿Cuál era el pecado que "expiaban" las israelitas?

Tú que tanto conoces la Escritura, ¿no sabes que lo único que mancha al ser humano es lo que sale de su corazón?

¿Y no te das cuenta que es una blasfemia decir que el nacimiento de Cristo hizo impura a su Madre? Al contrario, hombre. María, al creer y obedecer no se sometió a impureza, sino que acrecentó su puereza.

Renton dijo...

Longinos:
¿Cuál era el pecado que "expiaban" las israelitas?

La impureza por el contacto con el flujo de sangre producido en el parto.

Longinos:
Tú que tanto conoces la Escritura, ¿no sabes que lo único que mancha al ser humano es lo que sale de su corazón?

Entonces por qué las israelitas permanecían días y días impuras al dar a luz?

Longinos:
¿Y no te das cuenta que es una blasfemia decir que el nacimiento de Cristo hizo impura a su Madre?

No Emilio, tú lo conviertes en algo blasfemo, yo lo convierto en un motivo más para glorificar a Dios.

A pesar de nuestra impureza, Cristo murió por nosotros, el Justo por los injustos.

Todo el dogma mariano es un peligro que aparta al creyente de Dios y Su Único Mediador, recuerda las oraciones que se le rezan a María.

Renton dijo...

Virgen María, Madre mía, me consagro a ti
y confío en tus manos toda mi existencia.
Acepta mi pasado con todo lo que fue.
Acepta mi presente con todo lo que es.
Acepta mi futuro con todo lo que será.
Con esta total consagración te confío cuanto tengo y cuanto soy, todo lo que he recibido de Dios.
Te confío mi inteligencia, mi voluntad, mi corazón.
Deposito en tus manos mi libertad, mis ansias y mis temores, mis esperanzas y mis deseos, mis tristezas y mis alegrías.
Custodia mi vida y todos mis actos
para que le sea más fiel al Señor
y con tu ayuda alcance la salvación.
Te confío ¡Oh María! mi cuerpo y mis sentidos
para que se conserven puros y me ayuden en el ejercicio de las virtudes.
Te confío mi alma
para que tú la preserves del mal.
Hazme partícipe de una santidad igual a la tuya;
hazme conforme a Cristo, ideal de mi vida.
Te confío mi entusiasmo y el ardor de mi juventud,
para que tú me ayudes a no envejecer en la fe.
Te confío mi capacidad y deseos de amar;
enséñame y ayúdame a amar como tú has amado
y como Jesús quiere que se ame.
Te confío mis incertidumbres y angustias
para que en tu corazón yo encuentre seguridad,
sostén y luz
en cada instante de mi vida.
Con esta consagración me comprometo a imitar tu vida.
Acepto las renuncias y sacrificios que esta elección comporta y te prometo, con la gracia de Dios y con tu ayuda, ser fiel al compromiso asumido.
¡Oh María!, soberana de mi vida y de mi conducta,
dispón de mí y de todo lo que me pertenece,
para que camine siempre junto al Señor bajo tu mirada de Madre.
¡Oh María! Soy todo tuyo y todo lo que poseo te pertenece ahora y siempre.
¡Amén!


Brutal...

Oh Señora mía, oh Madre mía!
yo me ofrezco enteramente a vos
y, en prueba de mi filial afecto,
os consagro en este día
mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón,
en una palabra, todo mi ser.
Ya que soy todo vuestro, ¡oh madre de bondad!,
guardadme y defendedme
como cosa y posesión vuestra.
Amén.


Increíble...

Madre, una gracia te pido,
que me sanes en cuerpo y alma,
sé que debo despojarme de mi orgullo,
y de todos mis pecados.
Qué lejos estaba de Ti,
qué negro velo cubría mi alma,
hoy te descubro y quiero vivir,
detiene tu mano, pósala en mi corazón.
Amén.


Aterrador...

Longinos dijo...

Renton, ¿cómo va a ser pecado el contacto con el flujo de sangre? Un pecado es un acto consciente y voluntario contrario la voluntad de Dios.

No es lo mismo el concepto judío de impureza -ligado en muchos casos a la enfermedad- que el de pecado. La Virgen no pecó al dar a luz a la Luz del Mundo; todo lo contrario, fue un acto virtuoso, porque aceptó plenamente la voluntad de Dios ("he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según ti palabra").

Y, por cierto, el nacimiento de Jesús fue también preservando la virginidad corporal de María, otra cosa que nos ha aclarado el Espíritu Santo y que no está escrita en la Biblia.

Hno. Huerta dijo...

Con todo respeto... sus argumentos son sacados de meras aceveraciones nada escriturales... cosas que se "oyen bonito", humanamente o católicamente hablando... pero, como así muchas de las aceveraciones católicas... ajenas a la Palabra y a una interpretación correcta de la Escritura...
Si Miriam (María) no tuvo pecado... entonces... no necesitó salvación? Entonces, ignoramos en ella TODA LA ESCRITURA apostólica? Entonces María tenía la autoridad de tomar las cartas de Pablo y arrojarlas a la letrina? Por DIOS!!!!

Ponga sus ojos en la Cruz Varón... La Sangre del Cordero purifica de pecados y lava las conciencias... y ninguna otra más...

Hno. Huerta dijo...

Renton, jejeje se me hizo chistoso eso que escribiste en el último párrafo con respecto a lo de católicos sinceros y sectas marianas....

Longinos dijo...

Yo he hecho esa consagración a María que has puesto, y eso me ayuda a vivir aún más mi consagración a Cristo por el Bautismo, no me aparta nada de Él. Esa es la consegración que hizo Juan Pablo II y que formaba parte de su lema episcopal: "Totus tuus". Procede de la consagración polaca a la Virgen de Czestokowa, de la cual el máximo exponente fue San Maximiliano Kolbe, aquél sacerdote polaco que, preso en Auswitz, se ofreció a ocupar el lugar de un padre de familia en el búnker de la muerte donde, como castigo a una fuga, encerraron a un grupo de prisioneros sin comida ni agua hasta morir. A mí me gustaría estar tan conformado con Cristo como San Maximiliano Kolbe, franciscano. Te recomiendo leer su vida; hay una buena biografía que se llama "No olvidéis el amor". Fue los que les dijo a los demás cuando le detuvieron.

Longinos dijo...

Hermano Huerta, lee el dogma de la Inmaculada y verás que en Él se dice que María fue salvada preventivamente, en atención a los méritos de Jesucristo. Por eso dice en el canto del "Magnificat" que rezamos a menudo los católicos: "mi espíritu se alegra en Dios, mi Salvador".

Longinos dijo...

Por otra parte, hermano Huerta, claro que sólo la sangre de Jesús purifica los pecados. Ningún bien se ha hecho ni se hará jamás sobre la tierra que no tenga su origen y su valor en la gracia que nos viene por Jesucristo.

Renton dijo...

Longinos:
¿cómo va a ser pecado el contacto con el flujo de sangre? Un pecado es un acto consciente y voluntario contrario la voluntad de Dios.

Eso no es cierto, en la Ley mosaica se estipulaba la manera de expiar pecados cometidos inconscientemente.

Longinos:
No es lo mismo el concepto judío de impureza -ligado en muchos casos a la enfermedad- que el de pecado.

No en el caso que nos ocupa.
Un pecado sólo puede expiarse con derramamiento de sangre, y Dios estipuló el sacrificio de un cordero o dos tórtolas para expiar dicho pecado.

Basta Emilio, no ves que hago estas cosas por ti?

Renton dijo...

Huerta:
Si Miriam (María) no tuvo pecado... entonces... no necesitó salvación?

No Luís, el dogma dice que Dios preservó a María de pecar preventivamente, no es exactamente lo mismo que planteas.

Fue salvada... preventivamente.

Ahá, es un absurdo pues eso sitúa a María a la misma altura de Jesús.

Huerta:
se me hizo chistoso eso que escribiste en el último párrafo con respecto a lo de católicos sinceros y sectas marianas

Lo digo de todo corazón, Luís.

hay católicos que aman a Dios, pero los pobres creen que la manera de demostrar su amor es permanenciendo en la iglesia católica.
Les han enseñado todo eso de la iglesia que fundó Cristo y confunden la Iglesia de Dios, todos los redimidos sean de la rama que sean, con iglesia católica.

Me dan penita, en serio, no siento animadversión por ellos.

Por los jerifaltes sí, pero por la gente de base no, pues se aprovechan de ellos y les engañan.

:[

Renton dijo...

Longinos:
Ningún bien se ha hecho ni se hará jamás sobre la tierra que no tenga su origen y su valor en la gracia que nos viene por Jesucristo.

De ahí lo trágico de orar a María pisiéndole protección, Gracias, ser como ella...

Ora a Dios en el Nombre de Jesús Emilio, órale solo a Él para pedirle Gracia, protección, consuelo...

Paulo Arieu dijo...

Hola.
La epistola a los Romanos establece que todos los judios (y tambine los gentiles) incluyendo a MAría son pecadores y por tanto todos necesitaban la salvacion de Cristo Jesus en la Cruz.
Decir que Maria fue pecadora no es insultarla, es decir que ella al igual que nosotros heredó una naturaleza pecaminosa.
Ademas,los dogmas marianos no están en la biblia,son inventos de los papas,para adorar la reina de los cielos,un espiritu que se hace pasar por Maria.SU culto fue prohibido en la epoca de Jeremías, pero fue introducido al cristianismo por los papas, bajo la fachada de la veneracion a MAria.
saludos

Paulo Arieu dijo...

Pablo dice en Romanos 3:23 por "cuanto todos pecaron..."
La escritura es clara.Maria no es una semidiosa, fue un ser humano nacido de padres descendientes de Adan y Eva.

Renton dijo...

Cierto barbitas, (un placer verte por aquí!), te has dado cuenta de algo?

Hay como una especie de intento de equiparar a María con el Señor.

Él nació de una virgen, ella es inmaculada.

Él es mediador, ella comediadora.

Él es redentor, ella corredentora.

Él es el Rey de los Cielos, ella es la Reina del Cielo.

La Gracia vino a través de Jesús (Juan 1:17), ella es la mediadora de todas las Gracias.

Etc...

Por qué vería alguien a Jesús como el único a quien glorificar (tal como quiere Dios), estando el pobre rodeado de la virgen y una multitud de santos modelo de mil y una virtudes?

Hno. Huerta dijo...

Ahora... como la humanidad está tan impregnada de "humanismo..." uno le pregunta a alguien... "Quién es mayor tu o tu madre?" Pues se quedan de a ceros...
Pero ahora uno pregunta... "Quién es mayor, Jesús o su madre?" Hombre mira que muchos católicos se echan patas pa' tras cuando les dices que María no puede ser ni igual ni mayor a Cristo... Se ponen a gritar miles de groserías diciendo "A mi virgencita no le digas eso! Pues de dónde ....%$@@@@%/%$" (dicen cosas feas...) crees que vino Cristo? Pues de María Burro!"...

Ahora

Hermano Huerta, lee el dogma de la Inmaculada y verás que en Él se dice que María fue salvada preventivamente, en atención a los méritos de Jesucristo. Por eso dice en el canto del "Magnificat" que rezamos a menudo los católicos: "mi espíritu se alegra en Dios, mi Salvador".

De nuevo, esos son DOGMAS no canónicos inventados por papas....


Qué bendita manía tiene la humanidad de estar dependiendo de las "madres"?... Hay algo más tierno y dulce que Cristo??

Por Dios!
Mi corazón se vuelve de gelatina ante tales cosas....

Longinos dijo...

Dice Renton:

"Fue salvada... preventivamente.

Ahá, es un absurdo pues eso sitúa a María a la misma altura de Jesús".

María es una criatura, Jesús es su Creador. María es salvada, Jesús es Salvador. María es hija de Dios por adopción, Jesús es Hijo de Dios por naturaleza. Jesús es una Persona Divina. María es una persona humana. Jesús fue engendrado, no creado; María -repito- fue creada.

Dios es omnipotente. María no puede nada salvo pedir al Señor, como nosotros.

Sabéis que hay grados de gloria. María es la persona humana que ha conseguido la mayor gloria. Está viva en el Señor, porque ha resucitado, como todos los patriarcas, los profetas y los santos. Eso es lo que llamamos la "Iglesia triunfante", formada por todos los que gozan ya de la presencia del Señor. Con todos los ángeles y los santos, nosotros vivimos en unidad, en familia. Dios quiere que nos ayudemos unos a otros, que recemos unos por otros, que nos pidamos oraciones unos a otros. Dios mismo fomenta continuamente esto dándonos bendiciones a través de los hermanos, para que vivamos en unidad. Eso no le quita ninguna gloria, al contrario, muestra su bondad, su amor; integra el amor a Dios y al prójimo.

Cuando nos dirigimos a María, a los ángeles o a los santos, lo hacemos como cuando le pedimos a otro hermano que ore por nosotros. Ellos no pueden nada por sí mismos, sino que piden al Padre que nos dé no que necesitamos. Todo eso fomenta el amor, como dice la Escritura: "con cuerdas humanas te guié, con lazos de amor" (Oseas 11,4). Pedirle a un hermano que ore por nosotros no se salta la Mediación deom Cristo, ya que sabemos que el hermano, si pide algo, lo pedirá y lo obtendrá por la mediación de Cristo, único mediador entre Dios y lo hombres.

Longinos dijo...

Dices, hno. Huerta: "De nuevo, esos son DOGMAS no canónicos inventados por papas..."

"Dogma", si te refieres a la Inmaculada Concepción, sí, porque dogma es una verdad revelada por Dios y proclamada por la Iglesia.

"No canónico", si te refieres a que no está explícitamente expresado en las Escrituras, sí, es verdad, ha sido el Espíritu Santo el que ha ayudado al Pueblo de Dios a conocer esta realidad, porque la Revelación no se limita a la Tradición Escrita, que es la Biblia, hay también una Tradición no Escrita que es también Revelación de Dios.

"Inventado" no, sino enseñado por el Espíritu Santo a su Pueblo; ha sido el Espíritu Santo el que ha ayudado a su Pueblo a conocer esta verdad que estaba latente en la Revelación.

"por papas" tampoco, ya que Pío IX, cuando proclama el dogma de la Inmaculada Concepción en el siglo XIX, lo hace después de muchísimos siglos de que la doctrina de la Inmaculada Concepción fuese una realidad conocida, defendida y proclamada por muchos.

La Inmaculada Concepción es una verdad revelada (dogma) que el Espíritu Santo ha ido dando a conocer al Pueblo de Dios y que fue finalmente proclamada por el papa Pío IX.

Longinos dijo...

Hola, Paulo. En Romanos 3 se dice que todos han pecado sin distinción. Está hablando de los que están bajo la Ley (los judíos) y los que no lo están (los gentiles). Dice que no hay distinción porque todos (tanto judíos como gentiles significa ese "todos") han pecado y nacesitan la justificación por la fe, que viene por los méritos de Cristo. Además, es regla general que todos pecamos en Adán, de la que María es un caso particular porque ella fue preservada de esto por los méritos de Cristo, por voluntad de Dios.

Renton dijo...

Luís:
muchos católicos se echan patas pa' tras cuando les dices que María no puede ser ni igual ni mayor a Cristo...

Lo cual es tremendamente significativo.

Luís:
Hay algo más tierno y dulce que Cristo??

Exacto, cuando amas a Jesús con todo tu corazón, qué cabida tienen santitos y vírgenes?

Es absurdo.
Cuando lo que uno quiere es andar como él anduvo, y llegar a ser como él en su muerte, por qué apartaría uno su mirada de Cristo y la pondría en alguien más?

Jesús es Suficiente.

Literalmente Suficiente.

Quién estando enamorado de alguien, pone su mirada en otra?

Es absurdo aunque muy revelador el culto mariano.

Blessings Luís!

:D

Renton dijo...

Longinos:
Dios es omnipotente. María no puede nada salvo pedir al Señor, como nosotros.

Claro, sobre el papel es así, pero a efectos prácticos, son infinidad las oraciones en las que el católico le pide a María Gracia, acojerse a su protección, su salvación, y demás aberraciones.

Estoy a un click de entrar en webs marianas oficiales, para mostrarte lo que te digo.

Quién, amando al Señor, osaría entregarse todo él "bajo el manto protector de María"...?

Longinos:
María es la persona humana que ha conseguido la mayor gloria.

Si fuera así, Dios sería injusto, pues en Su Palabra no le da a María ningún papel tras pentencostés.

Por qué actuaría de un modo tan reprochable Dios?

Oh, no lo hace, pues María no es nada con lo que la habéis castigado.

Longinos:
Cuando nos dirigimos a María, a los ángeles o a los santos, lo hacemos como cuando le pedimos a otro hermano que ore por nosotros.

Falso.
Se les pide Gracia, sanación y mil idioteces más.

María tuvo que expiar su pecado, su impureza, lo cual derrumba definitivamente el disparate de la inmaculada María, algo que solo el Señor pudo trabajarse.

De ahí que todo el mérito sea de él!

:|

Isa dijo...

Por aquí ando, ¡y sigo leyendo...! Me ilustro.
Saludos, Renton.

Renton dijo...

lol, un chuiquito Isa!

:D

Hno. Huerta dijo...

Mmmm..... Caray... no debí usar la Palabra Dogma... ya que, tristemente la Iglesia Católica es experta en que un papa escupe un dogma (ehem... perdón, Dios lo inspira...) y luego el siguiente dice que el anterior fue incorrecto y bueno.. ya ven... a Dios le gusta estar cambiando de opinión a cada rato en cuanto a concepciones divinas... ¬¬...

En fin... ésto sólo muestra cuán sujetos están a las interpretaciones supuestas de hombres. Es Triste... con razón a Martín Lutero lo quisieron matar junto a muchos santos mártires cunando lanzó el grito "Sola Scriptura"... imagínense... Destrozando supuestos "dogmas" de hombres, diciendo..
"No me sujeto a concilios ni opiniones papales quienes continuamente se contradicen..." diciéndole al pueblo "Todo lo que les han dicho respecto a ésto y ésto otro... es mentira, lo hicieron para esclavizaros... la Verdad está en Su Palabra y la Libertad en Su Gracia y no en el yugo Romano..." Se imaginan?? No se me hace extraño que los campesinos vitorearan al reformador, sentían un yugo menos... y muchos, tristemente reaccionaron iracundos con rencor ....

En fin.. Dios nos guarde.. a TODOS como hemos pecados...

Por cierto, si alguien no pecó... para qué necesita salvación? Y de dónde sacan que María resucitó? Charros...
En fin....
Nos vemos!


Chuequitos para Isa!
(aunque mejor que sean derechos jeje)

Longinos dijo...

Hno. Huerta, nunca se ha contradicho ningún dogma.

Renton dijo...

Emilio, cuando Dios nos dice una y otra vez en Su Palabra, que el sacrificio de Jesús fue Suficiente para pagar por todos los pecados de Su Iglesia, y sale el obispado de Roma con sus penitencias y purgatorios...

La contradicción es clamorosa.

Isa dijo...

Regreso de nuevo, y muchas gracias por los chuequitos chuiquitos hermano Huerta,je,je,, muchas gracias y qué gusto verlo por estos lares, y estaba pensando que mucha gente religiosa, completamente le quita el lugar a Dios y se lo da a otra persona, ¡ups! ¡qué tremendo error! porque El nos dice que es celoso y que a otro no dará su gloria, en fin. Olvidamos que la culpa le fue dada por completo a Adán ¿porqué, si la que primero pecó fue Eva? por que a Dios así le plació porque ya tenía el plan de redención de antemano hecho, no debemos de olvidar que Él es Omnisciente y puesto que todo esto ya estaba en el plan, liberó a la mujer de cualquier problema, por eso es que el Señor Jesucristo, pudo nacer de una virgen y como la mujer no tenía imputación de pecado, no hubo problema, pero fue concebido por el Espíritu Santo porque el que llevaba la simiente pecaminosa era Adán y como el Señor Jesús, nació de mujer -teniendo su parte humana- y fue engendrado del Espíritu Santo -teniendo su forma divina- pudo ser el que satisfizo la ira de Dios para poder cargar nuestros pecados en la cruz y poder ser el sustituto perfecto que necesitábamos para poder abrirse el camino que como humanos necesitábamos para poder llegar al Padre, por eso, no veo correcto que se le quite a Cristo el lugar de intermediario entre Dios y nosotros, Él mismo, ¡Dios hecho carne lo dijo! y si decimos lo contrario...¡le hacemos a Dios mentiroso! ¡MUCHO CUIDADO CON ESO!
Algún día tendremos que dar cuenta a Dios por lo que hayamos hecho, dicho, pensado, mientras estábamos en esta tierra, sea bueno o sea malo. Cuando yo esté delante de Él, Cristo será mi abogado, Dios no será mi juez. Así que oro por todos aquellos que no se les puede alumbrar sus ojos porque la religión ha cegado su entendimiento.
Chuiquitos, Renton!!!! :]

Longinos dijo...

Renton, interpretas erróneamente que dar a luz entraña un pecado, según la ley del Levítico. Según esa misma ley, tener la menstruación entraña un pecado, una impureza. Por ejemplo, era impura también la hemorroísa que tocó a Jesús, y Jesús mismo voliuntariamente trató con leprosos y tocó a enfermos, algo que la ley señalaba como impureza y que los fariseos cumplían. ¿Pecó Jesús? Evidentemente no.

Hay dos posibles explicaciones para esto, que pueden ser complementarias.

La primera es que la palabra pecado en el Levítico tiene un significado amplio que va más allá de la ofensa a Dios, y que se refiere a costumbres y normas a veces relacionadas con la salubridad, etc. Jesús nos enseña que no mancha al hombre lo que viene de fuera, sino lo que sale de su corazón (es decir, el acto voluntario contra la Ley de Dios).

La segunda explicación es que en el Antiguo Testamento se nos muestra un Pueblo que anda aún en tinieblas, sin haber recibido la plenitud de la Revelación. La ley dada por sus autoridades es aún imperfecta, y por ejemplo se permite el repudio de la esposa por el esposo. Sin embargo, Dios quiere que se cumpla la ley dada por quien ostenta la autoridad legítima, que viene de Él, y en ese sentido esa esa la Ley de Dios, y no acatarla significa contrariar la voluntad de Dios, y es pecado.

En ese sentido, María acata la ley, aunque ninguna mujer ni mucho menos ella al dar a luz a la Luz del Mundo de forma virginal, había cometido una ofensa contra Dios, que ese es el sentido cristiano del pecado.

Renton dijo...

Isa:
pudo ser el que satisfizo la ira de Dios para poder cargar nuestros pecados en la cruz y poder ser el sustituto perfecto que necesitábamos para poder abrirse el camino que como humanos necesitábamos para poder llegar al Padre, por eso, no veo correcto que se le quite a Cristo el lugar de intermediario entre Dios y nosotros, Él mismo, ¡Dios hecho carne lo dijo! y si decimos lo contrario...¡le hacemos a Dios mentiroso! ¡MUCHO CUIDADO CON ESO!

Bravo Isa!
Muuuchas gracias por tu comentario!

:D

Renton dijo...

Longinos:
Renton, interpretas erróneamente que dar a luz entraña un pecado, según la ley del Levítico.

Dar a luz no es un pecado, tener contacto con la sangre sí lo es.

La mujer queda impura en su menstruación, de ahí que no pueda tocar nada santo.

Longinos:
En ese sentido, María acata la ley, aunque ninguna mujer ni mucho menos ella al dar a luz a la Luz del Mundo de forma virginal, había cometido una ofensa contra Dios, que ese es el sentido cristiano del pecado.

Nadie dice que dar a luz sea una ofensa contra Dios...

Lo irrebatible es que María tuvo que hacer expiación por su pecado, por su impureza, y tuvo que guardar días de purificación durante los cuales, no podía tocar nada santo.

:|

Renton dijo...

Sobre los pecados por ignorancia,

24 si el pecado fue hecho por yerro con ignorancia de la congregación, toda la congregación ofrecerá un novillo por holocausto en olor grato a Jehová, con su ofrenda y su libación conforme a la ley, y un macho cabrío en expiación.

25 Y el sacerdote hará expiación por toda la congregación de los hijos de Israel; y les será perdonado, porque yerro es; y ellos traerán sus ofrendas, ofrenda encendida a Jehová, y sus expiaciones delante de Jehová por sus yerros.

26 Y será perdonado a toda la congregación de los hijos de Israel, y al extranjero que mora entre ellos, por cuanto es yerro de todo el pueblo.

27 Si una persona pecare por yerro, ofrecerá una cabra de un año para expiación.

28 Y el sacerdote hará expiación por la persona que haya pecado por yerro; cuando pecare por yerro delante de Jehová, la reconciliará, y le será perdonado.

29 El nacido entre los hijos de Israel, y el extranjero que habitare entre ellos, una misma ley tendréis para el que hiciere algo por yerro.

Números 15

El pecado por ignorancia también se nos habla en Levítico 4,

2 Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando alguna persona pecare por yerro en alguno de los mandamientos de Jehová sobre cosas que no se han de hacer, e hiciere alguna de ellas;

Y en Hebreos 9,

7 pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo;

Un pecado no es solamente un acto voluntario contra la Ley de Dios.

En efecto, teniendo en cuenta que la Ley fue entregada para manifestar el pecado, de esta manera Dios quería hacerles entender a los israelitas, que el pecado está en todas partes.

:|

Longinos dijo...

Renton, claro que se puede pecar por ignorancia, todavía hoy, cuando uno no se ha tomado el esfuerzo de saber algo que podría y debería saber. Eso es el pecado por ignorancia vencible.

Pero no se puede pecar involuntariamente, que es muy distinto. No puede pecar uno por enfermar de lepra, ni una mujer por tener la menstruación.

La revelación plena en Jesucristo, a cuya luz hay que entender el Antiguo Testamento, nos enseña que sólo mancha al hombre la maldad que sale de su corazón (Mc 7,18-19). Por tanto, en la Ley de Israel vemos que hay cosas que nson verdaderamente pecados, y otras que son costumbres, que a menudo previenen de contaminaciones naturales y cuyas prescripciones era preceptivo cumplir, pero que no siempre ofendían a Dios. No ofendía a Dios el leproso, ni la mujer -que por ser mujer, menstruaba-. María no habría ofendido a Dios aunque se hubiera manchado de sangre en el parto. Ni al menstruar como todas las mujeres.

Sobre todo, es un error, a la luz de la verdad que nos ha dejado Jesucristo, pensar que un acto totalmente involuntario es pecado. Solo lo malo que sale del corazón mancha al ser humano.

Longinos dijo...

Isa, no sé si te he entendido bien: el pecado nos viene por Adán, es verdad, y no por Eva, pero eso no significa que las mujeres no tengan imputación de pecado. Las mujeres y los hombres pecaron en Adán. Hasta Eva pecó en Adán. El pecado no lo heredamos por vía paterna, lo heredamos por ser de la estirpe de Adán, y somos de la estirpe de Adán por ambas vías, paterna y materna. Esa idea de que el pecado se hereda por vía apterena puede que entronque con una antigua confusión según la cual el pecado original nos viene por el acto sexual. Eso es un error. El acto sexual entre los esposos es un acto de virtud, querido por Dios. Y esa idea proviene en parte de una mala interpretación que se hizo de los escritos de San Agustín.

Por otra parte, en la contemplación de Jesús como hijo de María y del Espíritu Santo no se puede separar la "parte" divina de la humana. No olvidemos que en Jesús hay dos naturalezas, pero una sola Persona, la divina. Esto es un error muy antiguo también que se conoce como nestorianismo, y que fue refutado por San Cirilo de Alejandría en el Concilio de Éfeso. Por tanto, María, al recibirle en su seno como madre y darle a luz es Madre de Dios, lo cual no quiere decir que le dé la divinidad a Jesús, lógicamente, que ya existía antes de los tiempos. Pero por eso fíjate que en la Escritura (Lucas 1), su prima Isabel le dice, llena del Espíritu Santo: "¿de qué a mí, que la madre de mi Señor venga a visitarme?" Por eso María, al ser Madre de Jesús, es Madre de Dios, y esto es una inscripción quen puede encontrarse incluso en las catacumbas, es una revelación del Señor aclarada por el Espíritu Santo a la Iglesia.

Por cierto, claro que está mal quitarle la mediación a Jesús. Eso sería una herejía. Pero al pedirle a alguien que ore por nosotros no le quitamos la mediación a Jesús, porque sabemos que él va a orar por mediación de Cristo, como hace la Virgen María.

Un cordial saludo

Renton dijo...

Longinos:
Pero no se puede pecar involuntariamente, que es muy distinto.

Naturalmente que podemos pecar sin querer.
Pablo pecaba contra Dios cuando perseguía al Señor Jesús, a pesar de que el pobre no era consciente de ello.

No te olvides de las palabras del Señor, Llegará un día en que os matarán creyendo prestar un servicio a Dios, pecará esa gente?

Por supuesto que sí.

Ergo, naturalmente que se puede pecar involuntariamente.

Longinos:
No puede pecar uno por enfermar de lepra, ni una mujer por tener la menstruación.

Pero sí por ar a luz, en caso contrario el Señor no habría dicho que,

ella permanecerá treinta y tres días purificándose de su sangre.

Ninguna cosa santa tocará, ni vendrá al santuario, hasta cuando sean cumplidos los días de su purificación.

[...]

tomará entonces dos tórtolas o dos palominos, uno para holocausto y otro para expiación; y el sacerdote hará expiación por ella, y será limpia.

Levítico 2

Lo único que se expía con sangre es el pecado...

Me duele hacer esto pero estás cegado, solo espero que esto te sirva para que poco a poco, orientes tus oraciones a Dios Padre en el Nombre del Señor Jesucristo.

Renton dijo...

Longinos:
Por cierto, claro que está mal quitarle la mediación a Jesús. Eso sería una herejía. Pero al pedirle a alguien que ore por nosotros no le quitamos la mediación a Jesús, porque sabemos que él va a orar por mediación de Cristo, como hace la Virgen María.

Sabes que no es así Emilio.
El culto mariano dirije sus oraciones a María, y no solo eso, se acogen a ella antes que al Señor, es tan disparatado...

Recuerda las oraciones que te he adjuntado:

Oh Señora mía, oh Madre mía!
yo me ofrezco enteramente a vos
y, en prueba de mi filial afecto,
os consagro en este día
mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón,
en una palabra, todo mi ser.
Ya que soy todo vuestro, ¡oh madre de bondad!,
guardadme y defendedme
como cosa y posesión vuestra.
Amén.


:[

Longinos dijo...

Y con esa consagración, los santos -como San Maximiliano Kolbe, de quien procede esa oración- han vivido fielmente su consagración a Dios por el Bautismo en Cristo, y han derramado su sangre para confesar su nombre. Cesc, es que desde fuera no puedes entender lo que eso significa. Para nada es apartarse de Cristo, todo lo contrario.

En cuanto a tu ejemplo de Saulo, confundes ignorancia con involuntariedad. El acto de persecución de Saulo es voluntario, pero ignorante. En cambio, el hecho de sangrar en el parto es consciente, pero involuntario. No depende de la mujer sangrar o no sangrar, luego no puede haber pecado. El pecado es una ofensa a Dios, por definición. Consiste en la actuación voluntaria del hombre contra la voluntad de Dios. El prototipo del pecado es el de Adán y Eva.

Hay consecuencias del pecado, como es el mal. Todo el mal y desorden que hay en el mundo, todo lo que se aparta de la voluntad original de Dios, que todo lo creó bueno, es consecuencia del pecado original. La depredación en la naturaleza, las catástrofes naturales, la enfermedad y la muerte, no son pecado, sino consecuencia del pecado original. El dolor y el sangrar en el parto, la enfermedad, la lepra, la muerte, son consecuencia del pecado original, no del pecado personal de los que los padecen. En cambio, los actos voluntarios contra la ley de Dios son pecado personal del que los comete.

El Antiguo Testamento -como toda la Revelación, escrita y no escrita- no se puede entender sin el Espíritu Santo que el Señor envió a su Iglesia, Cesc. Con tu propio entendimiento nada más, llegas a conclusiones erróneas continuamente.

Renton dijo...

Pues nada Emilio, más no puedo hacer por ti.

Está claro que como no tengo el Espíritu que Dios envió a Su Iglesia, ando perdido y no entiendo nada.

Eso sí, que Dios te bendiga!

Longinos dijo...

Y a ti.

Hno. Huerta dijo...

Entonces... después de todo.... María, antes de concebir a Jesús, SI TUVO EL PECADO original???

Eric dijo...

Recomiendo lean a Francisco Lacueva (Catolicismo Romano)para ver la posturas bíblicas de las doctrinas Católicas. Ya que siendo el Catolicismo Romano una Herejía Destructora desde el año 325 con el Emperador y Autoproclamado Papa Constantino, lo que paso antes, a los llamados Los del Camino, simplemente era la verdadera Iglesia de Cristo. Saludos.

Paulo Arieu dijo...

Buen libro.